Actualidad

Demandan a esta conocida marca de auriculares por espiar a sus usuarios

"La gente se pone los auriculares en la cabeza y piensan que están haciendo algo privado, pero pueden estar dando información que realmente no quieren compartir"

Vía Cnet.com

“Bose Corp espía a sus clientes de auriculares inalámbricos mediante el uso de una aplicación que rastrea la música, los podcasts y otros archivos de audio, y viola sus derechos de privacidad mediante la venta de información sin permiso”.

Así dicta la demanda judicial a la que se tendrá que enfrentar la marca de audio Bose. La demanda, interpuesta por el cliente Kyle Zak en la corte federal de Chicago, acusa a la empresa de violar varias leyes de protección de privacidad y de recopilar los datos de sus clientes para después venderlos.

“La gente se pone los auriculares en la cabeza y piensan que están haciendo algo privado, pero pueden estar dando información que realmente no quieren compartir”, explica el abogado de Zak.

El usuario decidió descargar la app para “aprovechar al máximo sus auriculares”, por los que se gastó 350 dólares. Al registrarse, tuvo que dar su nombre, su número de teléfono y su email. Sin embargo, en ningún momento fue advertido de que sus datos iban a poder ser compartidos.

Vía Giphy

Al darse cuenta de que la compañía estaba compartiendo su información con Segment.io, una empresa encargada de recopilar información personal para después traficar con ella, Zak decidió imponer la denuncia, en la que se especifica la gravedad del asunto.

Tal y como escribe Zak en la demanda, nuestras elecciones de escucha ofrecen "una cantidad enorme de información". " Por ejemplo, una persona que escucha oraciones musulmanas a través de sus auriculares o altavoces es muy probable que sea musulmana. Una persona que escuche el podcast Ashamed, Confused, And In the Closet es muy probable que sea un homosexual que necesita apoyo, una persona que escuche el podcast The Body’s HIV/AIDS es muy probable que sea diagnosticado de VIH. Ninguno de los clientes podrían esperar que sus selecciones de música y audio serían registradas y enviadas a analizar”.

En la actualidad, la empresa con sede en Massachussetts registra unas ventas anuales de unos 3.500 millones de dólares, por lo que Zak critica que haya intentado incrementar sus beneficios a costa de la información de sus usuarios. De este modo, busca que se imponga una multa ejemplar para que la empresas dejen de recurrir a estos sistemas fraudulentos.

La polémica de Bose Corp se suma a la de los juguetes con vocación de espía que ponen en peligro la privacidad de los más pequeños. El internet de las cosas tiene muchas ventajas, pero la industria del tráfico de datos está empañando su imagen.

[Vía Reuters]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar