Actualidad

Denuncia a su cita por pasarse todo 'Guardianes de la Galaxia 2' chateando con el móvil

"Fue una especie de primera cita del infierno. En cuanto la película empezó ella sacó el teléfono y se puso a escribir, esta es una de las cosas que más rabia me dan"

oi oi

Después de una mala primera cita, la mayoría de nosotros solo sueña con no volver a cruzarse con esa persona y el momento de poder pegarles a los colegas una buena tabarra sobre lo horrible que fue la experiencia y lo mal que está el mercao.

Pero, como en todo en la vida en esto también hay excepciones: esta es la historia de la persona que más se ha encabronado por una mala cita de la historia de la humanidad.

El elemento en cuestión se llama Brandon Vezmar, tiene 37 años y vive en Austin (Texas). Vezmar quiere empapelar a una chica con la que tuvo una cita por...( preparaos, que esta es buena): haberse pasado la película entera de Guardianes de la Galaxia 2 mandando mensajitos con su teléfono móvil.

Brandon, que debe ser el mítico colega que cuando está en una fiesta se empeña en poner vídeos de YouTube que no interesan a nadie (y se enfada cuando no les prestan atención), ha presentado la documentación en el juzgado para reclamarle a la chica en cuestión los 17,31 dólares que se gastó en las entradas del cine.

Vezmar se escuda en que se trata de "una violación directa de la normativa de los cines y que sus acciones afectaron "adversamente" su experiencia como espectador. "Mientras indemnización solicitada es modesta, el principio en el que se basa es importante como defensor de una amenaza a la sociedad civilizada", escribió en el formulario.

Según declaró al diario Statesman, lo único que pudo decir la mujer de 35 años (y que ha preferido mantenerse en el anonimato) cuando se enteró del pleito fue, "Dios mío, esto es una locura".

Brandon declaró al mismo diario que la cita tuvo lugar el 6 de mayo y "ella activó su teléfono unas 10 o 20 veces en 15 minutos para leer y enviar mensajes". "Fue una especie de primera cita del infierno", dijo. "En cuanto la película empezó ella sacó el teléfono y se puso a escribir, esta es una de las cosas que más rabia me dan".

Llegado a cierto punto, a Brandon la situación le estaba resultando tan insoportable que le pidió a su cita que dejase de hacer lo que estaba haciendo o se largase fuera. Y, efectivamente, ella optó por largarse para no volver.

Como ella le había acercado hasta allí en su coche, Vezmar se quedó colgado en el cine sin tener cómo volver (mala suerte, colega). Días después, le escribió para reclamarle el dinero de la entrada.

En Twitter ha explicado que ha recibido muchísimo apoyo de personas de todo el país, incluyendo a muchas mujeres, así como de los medios nacionales.

"Los medios nacionales han sido increíblemente amables conmigo hoy. Pensaba que se me tirarían al cuello, pero casi todo el mundo me a apoyado. ¿A parte de los asesinos en serie, qué es peor que mandar mensajes en el cine? No me sorprende que la mujerzuela de los mensajes se esté haciendo la víctima ahora... Mi única respuesta a los trols es: ¿Sois vosotras otras gilipollas de los que mandan mensajes mientras están en el cine? Los hombres deberían dejar de pagaros la entrada".

Lo que quizá no se ha planteado es que las muestras de apoyo sean porque todo el mundo se ha dado cuenta de que no es más que un pobre diablo.

[Vía Heavy]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar