Actualidad

15 imágenes inéditas que revelan la mirada oculta de Dennis Hopper

El lado más cercano de una leyenda del cine

A finales de los 60, tras el rodaje de Easy Rider, Dennis Hopper se instaló en Taos, una pequeña localidad de Nuevo Mexico. Quería huir de Los Angeles, vivir una vida tranquila.

Allí, Hopper tomó decenas de fotografías con cámaras desechables que luego revelaba en laboratorios locales. Las imágenes permanecieron olvidadas durante años, ocultas en cajas de recuerdos personales del actor. Ahora, la editorial Damiani las ha recuperado y recopilado en el libro Drugstore Camera.

La colección documenta el día a día de la família y amigos de Hopper, así como los entornos desérticos que los rodeaban.

Hopper no las consideraba parte del grueso importante de su obra artística, pero esta es justamente su magia. Su belleza reside en la falta de premeditación con la que se tomaron, permitiendo acercarnos a una cara del artista poco conocida.

Y es que mientras que en la pantalla solía representar papeles agresivos y sulfúricos, sus fotografías son el reflejo de una alma contemplativa y nostálgica. Escenas apacibles de la vida en un pueblo sencillo, en las antípodas de la sofisticada vorágine de Hollywood.

Tal y como dicen desde Artbook, “capturando individuos icónicos y los paisajes abiertos del Oeste, estas imágenes crean una cautivadora mirada de los 60 y los 70 que combina idealismo político, optimismo y cool californiano”.

Estrella de cine, icono de la contracultura, borracho, artista, villano de Hollywood... la vida de Hopper fue de todo menos común. Pero la espontaneidad de las imágenes de Drugstore Camera demuestra que la mirada de una leyenda puede resultar extrañamente cercana.

Drugstore Camera se publica el próximo 26 de mayo. Las imágenes que acompañan este texto son una selección de las que contiene el libro.

Cuando los ojos de una leyenda se vuelven cercanos

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar