PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Dejar sin frenos a un coche es posible, de manera remota y con un smartphone

H

 

Dos ingenieros de software ponen en jaque a la industria del automóvil

Rafa Martí

23 Julio 2015 06:00

Imagínate que estás conduciendo y la aguja del velocímetro baja a 0 kilómetros por hora. Pero tu coche sigue yendo igual de rápido que cuando marcaba 120. Luego se te apagan las luces. Después, el volumen de la radio sube de manera incontrolada. Y el pedal del acelerador baja hasta el fondo sin que tú lo presiones. Y para rematar(te), el volante gira solo a la derecha. Intentas enderezarlo pero es más fuerte que tú y acabas estrellado en una cuneta. Estás muerto.

Parece una revolución de las máquinas al más puro estilo Terminator 3. Pero no. El coche no se ha vuelto loco. Ha sido un hacker que tiene el conocimiento suficiente para infiltrarse en los sistemas electrónicos de tu coche y hacer que tengas un accidente mientras eres consciente de cómo pierdes el control, lentamente.

Charlie Miller y Chris Valasek son dos ingenieros especialistas en software y seguridad que lo han comprobado. Sin matar a nadie, claro. Sin embargo, han demostrado que con una dirección de IP y un teléfono móvil esto es perfectamente posible, de momento, en nada menos que 471.000 automóviles.



Han usado la técnica “zero-day exploit”, que consiste en atacar aplicaciones informáticas estudiando sus vulnerabilidades que los fabricantes de coches desconocen.

Las firmas de automóviles tienden cada vez más a convertir sus vehículos en algo parecido a un Smartphone. Pero se han olvidado de que, cuanto mayor sea la conexión de los vehículos a Internet, más frágiles serán.

Durante dos años, los dos ingenieros han estado estudiando los potenciales ataques al sistema de entretenimiento Uconnect , de la compañía Chrysler.

Conocen todos sus entresijos: pueden escanear IPs al azar y seguir el GPS de los coches, apagar sus motores, desactivar los frenos o activarlos abruptamente. Pueden hacerlo todo, por control remoto.



Aunque aún no han conseguido detectar vehículos de manera selectiva pertenecientes a usuarios concretos, aseguran que un escaneo con varios teléfonos móviles podría hacer realidad esta función. Sería el sueño de los asesinos a sueldo.

Las conclusiones de su investigación no serán totalmente reveladas hasta el próximo mes en la conferencia de seguridad Black Hay que se celebrará en Las Vegas.

Pero las primeras pruebas de su proyecto han puesto en jaque a la industria automovilística en Estados Unidos. Empresas como Infinity, Cadillac o la misma Chrysler han respondido que tendrán en cuenta los resultados del informe. O lo que es lo mismo, se han puesto las pilas para crear un parche. Según Miller y Valasek, sus vehículos son los más vulnerables a los ataques informáticos.

[Vía Wired]


El coche no se ha vuelto loco



share