PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Muere la actriz Debbie Reynolds solo un día después que su hija Carrie Fisher

H

 

La Princesa Leia y la mujer que cantó bajo la lluvia, vuelven a estar juntas

PlayGround

29 Diciembre 2016 11:34

“Ella dijo, quiero estar con Carrie. Y luego, se fue”. Así anunciaba el director Todd Fisher el fallecimiento de Debbie Reynolds, que se ha producido justo un día después del de su hija, Carrie Fisher.

La actriz y cantante Debbie Reynolds, famosa por su papel en Cantando bajo la lluvia, ha fallecido hoy en Los Ángeles (EEUU) a los 84 años tras sufrir un derrame cerebral.

Reynolds, una de las damas del género musical hollywoodiense, se encontraba en casa de su hijo Todd preparando el funeral de Fisher cuando comenzó a encontrarse mal. La actriz fue ingresada de urgencia en el hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles, en el que fallecería horas más tarde. “Estamos destrozados”, declaró en un comunicado el hijo de la actriz y hermano de Carrie Fisher.

Como a todos los seguidores de Carrie Fisher, el infarto y posterior muerte de su hija también tomó por sorpresa a Debbie Reynolds. Una tragedia que su avanzada edad no pudo soportar. “Lo único que nos consuela es que lo que ella quería hacer era cuidar a su hija, que es lo que hizo mejor", agregó Fisher.



Nacida el 1 de abril de 1932 en El Paso (Texas), Reynolds debutó en el cine muy joven, cuando participó en 1950 en el musical Three Little Words, por el cual fue nominada a los Globos de Oro como “la nueva estrella del año”. La actriz alcanzaría la fama tras protagonizar una de las películas icónicas del cine musical estadounidense, Cantando bajo la lluvia.



Su talento como actriz y cantante la llevó a ser nominada en 1964 al Óscar y al Globo de Oro a la mejor actriz por la película The Unsinkable Molly Brown. Posteriormente, sus pasos de baile llegarían a Broadway, donde trabajó en obras como Irene. Sin embargo, seguiría actuando esporádicamente en películas de Hollwydood, como Mother, In & Out o su último trabajo, Behind the Candelabra, película del año 2013.


 Carrie Fisher observa a su madre Debbie Reynolds mientras ésta actúa en un teatro de Las Vegas, en 1963.

Junto a su labor como actriz, Reynolds también destacó en el campo de los negocios, donde fue la fundadora de su propia escuela de baile y construyó un casino en Las Vegas. Además, fue una de las mayores coleccionistas de objetos relacionados con los años dorados de Hollywood y su colección de vestuario de películas está considerada una de las mayores de la historia.

En 2015, tras más de medio siglo de carrera profesional, Debbie Reynolds recibió el Oscar honorífico. No acudió a la ceremonia por encontrarse enferma. Fue su nieta, la también actriz Billie Lourd, la encargada de recoger la estatuilla en su honor. Ese mismo año, también recibió el premio a toda una carrera de la Screen Actors Guild.

Casualmente, la propia Carrie Fisher hablaba en una entrevista el mes pasado de su admiración hacia su madre y de los problemas recientes de salud que había atravesado:

"Es una mujer inmensamente poderosa y admiro a mi madre. Hay muy pocas mujeres de su generación que hayan trabajado así, que simplemente mantuvieron una carrera durante toda su vida, criaron hijos, tuvieron relaciones horribles y perdieron todo su dinero, y lo recuperaron de nuevo. Increíble vida, ella es alguien a quien admirar”.




share