Actualidad

Netflix lanza el tráiler de su nueva serie... y un montón de gente blanca comienza a cancelar sus cuentas

Dear White People denuncia las situaciones de racismo en la "América post-racial". Pero muchos lo han interpretado como un show que promueve el genocidio blanco

Una de las cosas más maravillosas y perturbadoras de Internet es la capacidad que nos da a los seres humanos para opinar de todo, de todos y de todo otra vez... sin tener ni puta idea. Gracias a las redes sociales no hace falta saber de algo para soltar nuestro discursito online, speech que además puede tener un alcance estratosférico. ¿Quién no ha sentido la adrenalina del triunfo que provoca un retuit tras otro?

Pues bien, ayer las redes sociales nos dieron otro ejemplo más —¿y van...?— de este complejo comportamiento.

Netflix lanzó un vídeo promocional de su nueva serie Dear White People, una comedia basada en la película homónima del director Justin Simien. La serie, cuya fecha de estreno está fijada para el 28 de abril, reflexiona de manera satírica sobre lo que supone ser un estudiante universitario negro dentro de la América post-racial.

El tráiler muestra a Samantha White, una de las protagonistas de la serie, hablando en un programa de radio.

“Querida gente blanca”, comienza. “Aquí hay una lista de disfraces aceptables para Halloween: pirata, enfermera cachonda o cualquiera de nuestros primeros 43 presidentes. Es decir, Barack Obama se encuentra fuera de estos límites”. Para finalizar con un contundente: “Primer puesto en la lista de disfraces inaceptables: yo”.

A partir de ahí aparecían varios planos de estudiantes blancos con la cara pintada, al más puro estilo “blackface” de los años 20. Y se lió gorda en Internet.

La cosa empezó cuando Tim Treadstone, uno de los gurús de la alt-right tuitera, decidió dar su opinión sobre Dear White People a través de este tuit.

Netflix anuncia una nueva serie anti-blancos (Dear White People) que promueve el genocidio de los blancos. Cancelé mi cuenta. Haz tú lo mismo #NoNetflix.

Según Treadstone, la serie sería un caso de racismo inverso o racismo hacia la gente blanca. Algo intolerable que había que boicotear. Muy pronto, multitud de usuarios de la red social comenzaron a cancelar sus cuentas de Twitter y a protestar por la situación.

Varias horas y cuentas de Netflix canceladas después, el creador de la película en la que se basa la serie decidió dar su opinión en Facebook. 

Cuando se lanzó el primer tráiler de la película, tengo que admitir que la avalancha de gente que me decía que yo era un racista inverso y “un pedazo de mono de mierda que debería callarse y volver a África”... me dolió. Pero ahora, me siento extrañamente alentado. Ver lo amenazada que se siente la gente por un simple vídeo en el que una mujer negra pide (educadamente) que no se burlen de ella, hace que sea muy claro por qué hice esto. Quiero que aquellos que han sido tradicionalmente no vistos en la cultura se vean. Y quiero que aquellos dispuestos a empatizar con experiencias diferentes a las suyas puedan entender la humanidad de una manera más profunda. Aquí esta el 28 de abril de 2017 [fecha de estreno de Dear White People] para que cada vez más gente entre en este discurso.

Resumiendo: Dear White People no promueve un genocidio de blancos si no una reflexión crítica sobre ciertas situaciones racistas y discriminatorias que aún hoy, en la pretendida América post-racial, viven las personas negras.

Y quizás que tanta gente haya llorado en redes sociales y se haya sentido tan ofendida por el título sea la justificación más fácil de por qué debe haber una serie que se llame Dear White People.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar