PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Nadie creía en él, pero ha hecho la mejor película de superhéroes del año

H

 

Ryan Reynolds se redime con la fantástica Deadpool

Juan Carlos Saloz

19 Febrero 2016 11:18

I

Deadpool es la película de superhéroes del año. Lo digo consciente de lo que se avecina, de que este año veremos hasta seis filmes del género y esta es solo la primera en estrenarse. Pero ninguna de ellas se va a parecer Deadpool, una película que trasciende la mayoría de esquemas del género.

Es todo lo que promete: sangre, sexo y mucho humor. El personaje más controvertido del cómic estadounidense ha pasado a serlo en la gran pantalla.


Sexo, sangre y mucho humor



Deadpool ha cambiado el concepto del cine sobre superhéroes. Es un arma de entretener a base de acción, pero no te trata como un idiota ni prima los efectos especiales a la historia. Sabe lo que la gente quiere y lo brinda en bandeja de plata. Es el mayor fanservice del momento.


Para más inri, ha pasado por más dificultades que cualquier otra cinta del género. Ryan Reynolds se ha enfrentado al mayor reto de su carrera. Y no me refiero a su actuación, que tampoco se se queda atrás. Sino por cómo ha conseguido limpiar su imagen a base de picar piedra para conseguir que la película salga a la luz.

Pero, para contextualizar un poco lo que ha ocurrido, pongámonos en la piel del Reynolds de 2008.


Reynolds ha limpiado su imagen a base de picar piedra



II

Después de declarar ser el mayor fan de Deadpool habido y por haber, al actor le ofrecieron el papel del personaje en X-Men Orígenes: Lobezno. Antes había pasado por películas como Blade: Trinity o La morada del miedo, pero en esta ocasión podía dar el pelotazo como el secundario de lujo de Hugh Jackman.

Sin embargo, al preciado estudio Fox, que lleva haciendo con los mutantes de Marvel lo que le da la gana desde el año 2000, le dio por cambiar al personaje. Tenían al tío más gamberro y cachondo de los cómics, a un antihéroe famoso por haberse cargado a todo el Universo Marvel en un cómic y por ser declarado "omnisexual" —vamos, que le va absolutamente todo—. Tenían una gran baza para llegar a los seguidores más fieles del personaje... pero no la querían.

El carácter de Deadpool no se adaptaba al rango de edad de aquella película, así que decidieron convertirle en un gran espadachín a quien acaban cosiendo la boca y dándole los poderes de varios mutantes para ser el villano de la peli.

Por supuesto, las críticas de los seguidores no pudieron ser más claras. "Ese no es Deadpool", "os habéis cargado al personaje" o "hasta me gustaba más el Batman de George Clooney", dijeron los más benevolentes.

https://i.kinja-img.com/gawker-media/image/upload/r6929erowrp4ydntrpsb.jpg


Después de su anterior versión de Deadpool y de Green Lantern... tenía que arriesgarse



Al actor no le quedó otra que reinventarse. Con el recuerdo de las críticas detrás, debía enfrentarse a un proyecto que le realzara como actor. Y ahí lo tenía: Green Lantern.

Otra película de superhéroes, esta vez de Warner Bros, le abría las puertas para que se consolidara como un actor taquillero. Pero el exceso de efectos especiales, el guion nefasto y, por qué no decirlo, la muy mejorable actuación de Reynolds, hicieron que el batacazo fuera aún mayor que el anterior.

Ya no solo era un secundario prescindible. Ahora se había cargado a un hito del cómic estadounidense. Millones de nerds, probablemente los mismos que ya lo habían criticado anteriormente, enterraron vivo al intérprete, al igual que le ocurre en la película Buried.

Así que tenía dos opciones: rendirse, reconociendo que lo suyo no era el cine de superhéroes, o insistir con un proyecto mucho más arriesgado.

Y como es un hombre muy pesado, volvió a Fox y les dijo "Quiero hacer una película de Deadpool". Por supuesto, se rieron de él. "Adelante, haz una prueba y nos la mandas", le dijeron, probablemente con más sorna que seriedad.


Fox no apostó por la película, pero una secuencia se filtró y el público presionó para que se llevara a cabo



Pero hizo la prueba. A través de un pequeño clip en el que mostraba cómo iba a ser esa película, se plantó delante del estudio y le demostró que era un proyecto en el que debían confiar. Y se volvieron a reír de él. Le dijeron que el proyecto no tenía ni pies ni cabeza y decidieron apostar por otros productos "mucho más prometedores" como Cuatro Fantásticos de Josh Trank.

Todo parecía estar perdido para Reynolds. ¿Y si tenían razón? ¿y si una película sobre Deadpool era una locura? El actor no encontraba el camino cuando, "misteriosamente", la prueba se filtró y todo el mundo pudo verla.

Internet petó. Los fans del Mercenario Bocazas plagaron la red de mensajes de apoyo a Ryan Reynolds para que llevara a cabo la película. Se emprendieron recogidas de firmas para presionar a Fox y, después de muchísima insistencia –habían pasado más de tres años desde que se grabara la prueba– el estudio cedió.

Con un presupuesto de 58 millones de dólares –142 menos que la última de X-Men– y un director novel como Tim Miller, la película comenzó a tomar forma.

http://static1.squarespace.com/static/53323bb4e4b0cebc6a28ffa2/t/569e58231c1210e1d0703650/1453217828712/


Con muy poco presupuesto y un director novel, la película comenzó a rodarse



III

Tras el reciente descalabro de Cuatro Fantásticos y muy pocos datos sobre el argumento del filme, nadie esperaba que Deadpool tuviera tanta aceptación. Quizás esperaban ganar algo más de lo invertido, pero los récords que ha conseguido han superado las expectativas de cualquiera. Repasemos:

  • Película con mayor recaudación en el fin de semana de San Valentín
  • Mejor estreno en febrero (superando a 50 Sombras de Grey)
  • Mejor estreno de película con clasificación R (+17 en EEUU) (superando a Matrix Reloaded)
  • Mejor debut de un director novel
  • 100% de críticas positivas en Rotten Tomatoes


¿A qué se debe su éxito?



Además, la peli ha superado en su primer fin de semana la recaudación final de Green Lantern. Los datos hablan por sí solos, pero algo habrán hecho para conseguirlo ¿no? ¿Por qué ha tenido tanto éxito?

1- Por el protagonista

Deadpool es el único personaje de la historia de los cómics que podría haber conseguido algo así. Creado en 1991, pronto se convirtió en un icono de los años 90 –y sobre todo de los 2000– gracias a la originalidad del personaje.

Deadpool mata, folla, se ríe de todo el mundo, se regenera y rompe la cuarta pared. Sabe que es un personaje de cómic y no trata de esconderlo. Es feliz con su condición y a nadie le importa que el ritmo de la lectura o el visionado se pare unos momentos para que el protagonista suelte alguno de sus chascarrillos.

Reynolds sabía que tenía que adaptar el personaje tal y como era. "Si algo gusta, ¿para qué cambiarlo?". Y ha demostrado que, siendo fiel a un producto original y jugando con su esencia, se pueden lograr maravillas.

2- Por el formato

Que sea clasificada como una película para adultos no es casualidad. Hasta el momento, los filmes de superhéroes han estado supeditados a una clasificación para todos los públicos o mayores de 13 años. Sin embargo, para mantener la esencia del personaje han apostado por no tratar como imbécil al público, por mostrar todo lo que ocurriría si un tío así existiera.

Además, cada aspecto del antihéroe se adapta a la perfección. Deadpool debate con el público, sabe que está en una peli y es él mismo quien narra los sucesos. Él manda.

Se trata de una peli palomitera, de 108 minutos de risas y acción. Pero Reynolds sabía que no se necesita más. Y, huyendo de las grandísimas producciones como Batman V Superman o Los Vengadores, conquista al público con una aventura poco pretenciosa y que te evade del mundo por un rato.

3- Por reírse de sí misma

La clave de esta película es que se ríe, y mucho, de sí misma. Aparecen constantes referencias a las cagadas de Green Lantern y el Deadpool de la anterior película. Se juega con la “omnisexualidad” del personaje. Se referencia la falta de presupuesto del film y todo encaja en la historia sin necesidad de meter nada con calzador. Es decir, no se toma nada en serio a sí misma.

Además, cada uno de los personajes secundarios representa un papel humorístico distinto que confluye al interactuar unos con otros. Han sabido aprovechar el poco dinero que tenían para producir la película al máximo, a través de las actuaciones sin sacrificar la espectacularidad.

4- Por la campaña de marketing

Pocas películas han sabido hacer tanto con tan poco. La campaña de este filme ha sido, simplemente, inmejorable. Pósters, vídeos desternillantes, una entrevista a Hugh Jackman, redes sociales... todo ha sido controlado al máximo. Y, gracias a ello, nos hemos encontrado cosas como esta:

o esta:

http://static.pinkisthenewblog.com/uploads/2015/12/24/wolverine-deadpool-lead.jpg

Su campaña de marketing ha sido inmejorable



IV

La fórmula del éxito ahora probará suerte en España, donde se ha hablado de la película en todos los medios y la crítica le ha acompañado. Aun así, y por si se echara en falta algún aliciente para ir a verla, el protagonista ha querido animar a los espectadores españoles a través de su Twitter:

Sin duda, el esfuerzo titánico de Ryan Reynolds, que ha superado cada adversidad con la que se ha encontrado, ha servido para hacer reflexionar a un estudio que parecía haber perdido el rumbo.

Con la segunda parte confirmada –ya están trabajando en el guion– y una posible adaptación de X-Force, el equipo que forma Deadpool con otros superhéroes, el futuro del personaje está asegurado.

Y no solo ha servido para ello. También ha valido para romper con el estereotipo de que las películas sobre superhéroes son para niños. Después de este éxito ya se habla de una tercera parte de Lobezno con calificación R, y es algo que probablemente también pase con las películas de Warner.

Pero, por encima de todo, el éxito de Deadpool ha servido para limpiar la imagen de Ryan Reynolds. El actor maldito, que vaticinaba el fracaso de cada película en la que salía, ha recompuesto su imagen a través de tacos, sangre, sexo y diversión.


share