PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

David Trueba: “El problema con el exceso de información es emocional”

H

 

Hablamos con David Trueba y Toni Garrido sobre presente y futuro de la divulgación musical. San Miguel te trae este contenido

Javier Mendoza

25 Marzo 2014 12:04

La cara estupefacta de los We Have Band admirando en silencio las evoluciones flamencas de Tomasito sobre un improvisado mini-tablao. La risa nerviosa de Najwa Ninri cuando comparan su trayectoria con la de Victoria Abril. La confesión de Alaska según la cual para ella “Sara Montiel es más vedette y Lola Flores más de verdad”… He aquí algunos de los momentos memorables del primer episodio de la segunda temporada del programa “Un lugar llamado Mundo”. Y para discutir sobre el presente y futuro de la divulgación musical hoy hablamos con sus responsables, Toni Garrido y David Trueba.

En palabras de Garrido, productor del programa, “desde el principio planteamos el proyecto como la oportunidad de enseñar a la gente dónde vive la música de verdad. Y la música vive en un estudio, vive en una furgoneta y vive en una sala de directo. Aquí podemos asomarnos al proceso de cómo se hace una canción y de qué manera se produce la conexión entre dos músicos que, a lo mejor, no se conocían previamente”.

El azar y el espíritu de colaboración parecen ser el pegamento que da sentido a “Un lugar llamado Mundo”. Y no sólo en cuanto a músicos sino también a quienes están detrás de las cámaras. David Trueba, escritor y cineasta, asume las labores de dirección. “Para mi esto es un reto fantástico”, afirma Trueba, “sobre todo porque me permite trabajar con dos personas a las que admiro mucho, como son Toni Garrido y Javier Limón. En cuanto a la dirección, yo intento que sea la música la que mande por encima de todo lo demás”.

Trueba es un melómano de la vieja escuela que prefiere los formatos antiguos.”Mi obsesión es la calidad de escucha y compruebo con desesperación que cada vez se escucha más música en peores condiciones, para mi esto es trágico. Por eso sigo aferrado a mi viejo tocadiscos y sistema de alta fidelidad”. Y ante la falta de rentabilidad de los proyectos culturales fagocitados por la difusión libre de contenidos en la Red, el cineasta se muestra tajante:

En todo esto de las webs de enlaces a películas, series, etc, hay empresas que están ganando mucho dinero como intermediarias, y esto hay que decirlo bien claro para que el público tome conciencia. Cuando la cosa empezó con el mundo de la música, los periódicos se reían. Ahora que les toca a ellos, piden ayuda al gobierno. Creo que la única manera de salir adelante es remando todos juntos y tomando conciencia que las cosas tienen que tener un valor”.

Vivimos un momento paradójico en el que nunca antes se había consumido tanta cultura pagando menos por ella. El modelo de negocio de cobrar por contenido no acaba de cuajar, por lo menos en España, y parece que toda la atención está dirigida a conseguir rentabilizar la atención del público. David Trueba, ganador del Goya al mejor director con su última película, está implicado necesariamente en todo este proceso.

“El problema con el exceso de información es emocional. Antes podías pasarte toda una vida coleccionando discos de Leonard Cohen, y sabías dónde compraste el disco, porqué y cuánto valía. Ahora te pasan un pen drive con un giga de información y punto.

Toni Garrido media en la conversación:

La cultura en sus más diversos formatos es hoy más accesible que nunca, y eso es muy bueno. Lo importante es que seamos conscientes de que aquí todos tenemos que ganar algo, el público, los músicos, los profesionales, los patrocinadores… Creo que es un buen momento para las que las marcas se involucren en el mundo de la música para acercársela a los espectadores. Yo no sé cómo va a ser el futuro, pero sí sé cómo no va a ser, que es esa vieja industria caduca, de esto se hace así porque yo lo digo”. De momento, en “Un lugar llamado Mundo” se aplica la máxima de que un momento feliz vale tanto como una obra de arte.

David Trueba, Toni Garrido

share