Actualidad

DOOM

Extractos de su “lecture” para la RBMA

doom

El anuncio de la presencia de Daniel Dumile en el programa de “lectures” de Red Bull Music Academy en Madrid nos tenía intrigados. ¿Se presentaría DOOM escondido tras su eterna máscara metálica o daría la cara frente a los alumnos? Y sobre todo, ¿se personaría el propio Dumile o mandaría, como ha hecho en más de una ocasión en el pasado (y hablamos de mandarlos a suplantarle en sus propios conciertos, no en tediosos actos promocionales o cenas de sociedad), a algún impersonator? Nuestros temores se disiparon al ver entrar a un DOOM con máscara, entrado en kilitos, haciendo gala de la voz aspirada y áspera que se le conoce, y ofreciendo detalles de su vida que no nos imaginamos en boca de un DOOM impostor. El supervillano enmascarado, uno de los personajes más legendarios en la escena del rap underground gracias a su inspiración cartoonesca y a álbumes como “Operation: Doomsday” (Fondle 'Em, 1999) o “Madvillainy” (Stones Throw, 2004), se mostró accesible, humoroso y reflexivo, tomándose su tiempo para responder a las preguntas de Jeff Mao o de los participantes en la Academy.

Pronto podremos ofrecerte el vídeo de la cita al completo, pero de momento, a modo de resumen de lo que dio de sí la lecture de M.F. Doom, aquí te dejamos unas cuentas declaraciones que pueden ayudarte a entender mejor su figura y sus diferentes personalidades.

Sobre su método de trabajo:

“Cuando estoy produciendo un disco, normalmente me procuro el beat en primer lugar. Primero siempre vienen los ritmos y luego viene la lírica”.

Sobre su tendencia al audio- collage a partir de diálogos y materiales sonoros tomados de fuentes diversas:

“Las partes me cuentan un historia. Yo no empiezo sabiendo de qué va esa historia. Busco cosas que hagan referencia a ciertos temas. Lo que pasa es que si esas partes empiezan a contarme más y más cosas yo comienzo una conversación con ellas hasta llegar al final del proceso. Y luego normalmente añado una guinda en lo alto de todo eso. Esa 'última palabra'”.

“La primera vez que oí algo así era 1981 o 1982. Escuchábamos aquel show de radio por la noche, en la WHBI, una emisora de New Jersey, creo que era. Era el Zulu Beats Show, y allí pinchaban breaks, y luego tenías voces por encima de eso. Podían poner el 'Funky Drummer' o 'Apache' y luego tenías diálogos sacados de viejos comics o cosas por el estilo. Eran cosas que yo no sabían de dónde venían. Y para mí era otra forma de diggin'. No sólo tenías que conocer de donde salía el breakbeat; tenías que descubrir de dónde salían aquellas voces. Yo empecé a intentar hacer cosas parecidas. Hacer cosas en aquel estilo”.

Sobre sus diferentes personalidades:

“La idea era tener distintos personajes que fueran cruzándose y tejiendo el argumento. Si todo viniera de un solo personaje la historia podría quedar aburrida. Me inspiré en novelas y ese tipo de cosas, en películas en las que hay varios personajes que van haciendo avanzar la historia. Una historia que probablemente haya sido escrita por un único autor, o dirigida por un único director, pero que cuenta con distintos personajes. De esta manera puedo saltar desde un punto de vista a otro punto de vista distinto, que incluso pueden disentir sobre ciertas cosas. El del hip hop es un mundo en el que se tiende a encasillar, te pueden atribuir rasgos que son muy limitativos. Yo siempre he querido contar historias, y para mí todo fluye mejor cuando dispongo de varios personajes”.

“DOOM en particular es de la vieja escuela, un G de los viejos tiempos. Es el típico villano que tienes en muchas historias, un tipo al que muchas veces malinterpretan. Todo el mundo le ve como al tipo malo, pero en el fondo tiene un corazón de oro. Es un personaje tipo Robin Hood. Viktor Vaughn es similar a DOOM, pero más joven. Tendrá cosa de 18 o 19 años. Muchas veces no está de acuerdo con DOOM, pero en el fondo siempre cuida de él. [King] Geedorah es un personaje interesante. Su personalidad parte de la base de que ni siquiera viene de la Tierra. Él viene del espacio exterior, y se ocupa de transmitir información de ese exterior a DOOM. DOOM recibe mensajes de Geedorah. Pero Geedorah no viene de la Tierra (…) Geedorah tiene forma reptiliana, sería algo así como un dragón de 300 pies. Es un personaje inspirado en los viejos films de Godzilla. Geedorah es el tipo malo clásico. Un personaje realmente poderoso”.

“DOOM está en el frente ahora. Pero podría ser que en los próximos doce meses Geedorah ganara posiciones y fuera el personaje más visible mientras DOOM se dedica a invernar durante otros dos años. Es una historia que aún está en formación”.

Sobre su decisión de ocultarse tras su máscara metálica:

“La cosa de la máscara surgió porque llegamos a un momento en el hip hop en el que las cosas empezaron a orientarse más al 'qué pinta tienes'. Antes, lo importante era cómo sonabas, no que pinta tuvieras. Tú no sabías qué apariencia tenía un MC hasta que no ibas a verle rapear en un show. Todo se basaba en cómo sonaba el disco, en sus skills. Pero cuando el hip hop empezó a convertirse en una cosa de hacer dinero empezaron a surgir estas ideas corporativas de que hay que preocuparse del aspecto de las cosas para poder venderlas. Yo decidí salir por el ángulo de que no importa qué aspecto tenga uno, lo que importa es el sonido. La máscara representa esa rebelión contra el intentar vender como un producto a un ser humano. Importa más el cómo suena (…) No me importa la fama personal, o cosas por el estilo. Es más importante lo que se dice. De ahí viene la idea de usar la máscara”.

Sobre su colaboración con Madlib como Madvillain:

“Un día recibí una llamada de Peanut Butter Wolf. Él me habló de este tipo, Madlib. Yo entonces no estaba familiarizado con lo que él hacía. Pero me llamaron diciendo que les gustaría que hiciéramos un disco juntos. En aquel momento estaba haciendo discos para un montón de sellos diferentes, ellos dijeron que me pagarían el vuelo a LA, así que volé a LA, conocí a toda su gente, y hubo conexión desde el primer momento (…) Teníamos la misma visión, la misma manera de hacer discos. Teníamos un estilo bastante único. Así es como empezó (…) Ellos vivían juntos en una especie de pequeña mansión en las colinas, con sus vistas del valle. Era un sitio muy interesante para trabajar (…) Yo dije, 'OK, voy a intentar terminar este disco rápido, para así poder volver a casa, con mis hijos, así que nos dedicamos a trabajar todo lo deprisa que pudimos sin sacrificar por eso la calidad. Trabajábamos todo el día en la misma casa. Él haciendo beats en el búnker y yo escribiendo en la casa. Él me iba pasando CDs con beats y yo iba escribiendo. Me daba un nuevo CD y se volvía a trabajar al búnker, así que en realidad apenas hablamos entre nosotros. El me traía lo que iba haciendo, yo escuchaba los beats y escribía e iba haciendo mi parte. Así era. Después de algo así como una semana nos juntábamos a escuchar lo que teníamos, y Madlib me comentaba 'quizás hubiera que cambiar el ángulo de esto', o 'necesitaríamos un verso más aquí, y listo'. Y así fue”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar