PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cristina Pedroche, ¿embajadora del Chiste Malo en España?

H

 

En nuestro país levantas una piedra y te salen mil humoristas, pero, ¿y las mujeres?

Tina Cereal

22 Marzo 2014 11:24

Por algún motivo extraño, parece que a los hombres les dan miedo las mujeres con humor. Prohibido queda aquí hacer chistes, decir burradas o demostrar al mundo que una tía puede poseer la tan codiciada herramienta de la ironía. Al final, asociando el concepto de mujer graciosa se acaba al de una especie de lesbiana cabreada, como Ellen Degeneres, al de una señora tirando a burra, como Eva Hache, o al de una rubia tonta, como Patricia Conde. Parece que una humorista no puede ser graciosa, sin más, y siempre han de aplicársele estas estúpidas etiquetas. Como recientemente comentaba Lucía Lijtmaer aquí, ahí fuera hay toda una generación de nuevas humoristas que están cambiando las reglas del juego, y deberíamos conocerlas.

Justamente el sábado S Moda dedicaba un extenso reportaje al “Dandi del humor” en España: sorprendía en este sentido que en un texto de estas características la revista femenina no reivindicara las voces femeninas de nuestro panorama, sino a demostrar nuevamente con cuánta testosterona aliñamos nuestras risas.

Un fenómeno que puede servir como contraejemplo es el de Cristina Pedroche. Modelo, actriz y reportera, esta chica de Vallecas nacida en 1988 se dio a conocer gracias a Sé lo que hicisteis, y desde hace 2013 es una de las indiscutibles protagonistas y guías del programa Zapeando, también en La Sexta.

Si por algo se caracteriza el humor de Pedroche es por ser malísimo. Lo cual acaba por convertirse en una virtud, y no en un problema.

Sus bromas funcionan porque su sonrisa es matadora, y sus palabras evocan una infancia en la que aquellos pequeños juegos de conceptos nos hacían reír de verdad.

Desde hace dos semanas, Zapeando cuenta con una nueva sección en el programa, en la que distintos famosos se enfrentan a Cristina Pedroche en un duelo de chistes malos. Esos que nos gustan porque son breves, porque juegan con el lenguaje, porque son fáciles de recordar, y porque nos sacarán la sonrisa en todas las edades, géneros, lugares y tiempos.

Aquí un ejemplo:

¿Podemos reivindicarla entonces como embajadora del chiste malo local? Todo apunta a que sí.

share