PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cómo la política-espectáculo convirtió una improbable amenaza nuclear en la histeria del momento

H

 

A Kim Jong-un se le percibe como un mandatario "caprichoso" e "impulsivo", pero eso no quiere decir que sea estúpido. Hablamos con expertos sobre si es justificada o no la alarma creada en torno a las pruebas y la importancia que tienen en las relaciones internacionales

alba losada

05 Septiembre 2017 18:56

ARTE PG

El sexto ensayo nuclear de Corea del Norte hizo saltar ayer todas las alarmas. Después de la detonación de la bomba de hidrógeno, un terremoto de magnitud 6,3 retumbó en las zonas más cercanas de China, Rusia y Corea del Sur. Estados Unidos respondió que "cualquier amenaza al país o a su territorio tendría una respuesta militar masiva". Y muchos temieron que aquel fuese el comienzo de un desastre inminente.

Ahora que las tensiones con el régimen norcoreano se encuentran en su punto más álgido desde los últimos diez años, estas son las cuatro claves para entender la crisis de Corea del Norte.

¿Qué pretendió demostrar Kim Jong-un con la prueba nuclear?

"Que se reconociera al país como una potencia nuclear para asegurar la pervivencia de su poder fue lo único que quería ayer el líder norcoreano", indica a PlayGround el corresponsal de El Mundo en Asia, Javier Espinosa. Pero después de su reciente escalada verbal con Donald Trump, su gesto también fue un desafío directo a Estados Unidos, al que le recordó que las amenazas a base de "sangre y fuego" no detendrán su carrera nuclear.

De hecho, sembró el pánico entre algunos al asegurar que la bomba podría ser transporatada en un misil de largo alcance. Pero según explica a PlayGround el codirector y analista de asuntos internacionales de la organización El Orden Mundial en el S.XXI, Fernando Arancón, "aún necesita años para desarrollar la tecnología que pondría en peligro al continente americano. Aunque siendo esta bomba aún más potente que la de Hiroshima, provocaría una masacre en una zona densamente poblada", apunta.

China también jugó un papel crucial en la demostración de fuerza de Pyongyang. Como detalla a PlayGround el asistente de investigación de temas asiáticos del CIDOB, Oriol Farrés, el fuego del líder norcoreano también socavó la reputación internacional de Xi Jinping. Éste había asegurado que era capaz de controlar la bomba de relojería que es Kim, pero éste dejó claro que no hay dirigente que pueda acallarle.

Seúl afirma que Corea del Norte prepara otro ensayo de un misil intercontinental

¿Existe realmente un peligro nuclear?

A pesar del afán armamentístico de Kim, de las múltiples amenazas bélicas lanzadas a EEUU y de su carácter imprevisible, "Corea del Norte sabe que utilizar un arma nuclear significaría su fin", recuerda Arancón. Desde que terminó la Guerra Fria, su programa es meramente defensivo. De este modo, se escuda en el pensamiento de que ni EEUU ni ninguno de sus aliados le invadirían.

Otro factor a desmentir es la caricaturización que se ha hecho del líder norcoreano. Se le percibe como un mandatario "caprichoso" e "impulsivo", pero eso no quiere decir que sea estúpido. "Creemos que puede levantarse una mañana y proyectar un misil. Pero como ocurre en cualquier país, tiene asesores a los que escuchar. Por mucho que mantenga su poder con más o menos crueldad, sabe que no puede enfrentarse a cualquiera", añade.

La trayectoria de Kim durante el último año coincide con la opinión del experto. Después de incrementar el número de pruebas con misiles, de haber lanzado su segundo misil balístico intercontinental (ICBM) a finales de julio, de alardear ante EEUU de que ya es capaz de detonar un mortífero "regalo" en forma de misil en algunas de sus ciudades... no ha ocurrido nada. Tan solo quimeras de demostraciones de fuerza.


"Siendo esta bomba aún más potente que la de Hiroshima, provocaría una masacre en una zona densamente poblada"



¿Es Kim Jong-un una mayor amenaza de lo que fue nunca su padre, Kim Jong-il?

El hecho de que cuatro de las seis pruebas nucleares de Corea del Norte hayan tenido lugar bajo el mando de Kim, no significa que su predecesor fuese más pacífico que él. El mundo cree que el líder norcoreano se ha obcecado en atacar a su eterno rival. Pero su ambicioso rol en su programa armamentístico radica en dos factores.

El primero es que internet ha liberado una cantidad de información sobre el hermético país que antes hubiese sido inimaginable de conocer, sotiene Arancón. El segundo es el avance tecnológico que ha experimentado el programa nuclear durante los últimos años. Ahora, la cantidad de pruebas y su repercusión han llegado a unos niveles que Kim Jong-il no hubiese podido imaginar, detalla Farres. "De hecho, él hubiese hecho lo mismo si hubiese tenido el mismo poder", agrega.

Sin embargo, llevar a cabo 3  ensayos nucleares en los últimos 12 meses podría ser la forma de aprovechar un momento de inestabilidad internacional para ganar ventaja. De acuerdo con Espinosa, "acelerando el programa nuclear pretende que algún día negar que es una potencia nuclear o alegar que no puede disponer de una bomba atómica sea una estupidez". Una posibilidad que, después de comprender que EEUU se encuentra en un momento de confusión bajo el mandato de Trump, es más factible que nunca.

Resultado de imagen de kim jong un misiles

¿Quién apoyaría a quién si se desencadenara un conflicto entre Corea del Norte y EEUU?

A pesar de que es una posibilidad que está muy lejos de materializarse, cualquiera de los múltiples escenarios bélicos perjudicarían al régimen norcoreano. Ni lanzando un ataque ni siendo agredido por otra potencia contaría con el apoyo de otros países. En el primer caso se le negaría la ayuda por ser el verdugo y en el segundo porque su relevancia internacional no suficiente como para librar una guerra, señala Arancón.

Ni siquiera contaría con la ayuda de potencias con un amplio historial de discordia con EEUU. Para Arancón "a Irán no le interesa volver a tener problemas con EEUU porque quiere mantener su programa nuclear. China sería neutral porque sus ambiciones a nivel global sobrepasan a Corea del Norte. Siria no está en condiciones de participar en ningún otro asunto bélico. Y como mucho Rusia enviaría apoyo por debajo de la manta. Creo que en una guerra con Corea del Norte estaría sola", señala.

Espinosa, por su parte, considera que aún no nos debemos precipitar en especular sobre algo que por ahora es una hipótesis. Sea como fuere, por el momento parece que las bombas de Kim no son más que un aguijón que pica de vez en cuando a EEUU. Una picadura molesta sí, pero no terminal. Lo que sin duda no se puede negar es que con cada bomba que cae al mar el líder norcoreano se hace más fuerte, aunque solo sea dentro de sus fronteras.


share