Actualidad

Los puntos más turbios del nuevo copyright europeo y por qué debería importarte

Las filtraciones han confirmado los rumores: la Comisión Europea quiere implantar la tasa Google en la UE

Está previsto que en cuestión de pocas semanas se presente la versión preliminar del nuevo copyright que se establecerá en la Unión Europea. Este cambio en la normativa sobre los derechos de autor viene precedido por los rumores sobre tasas a enlaces de Internet, conocidas como Link Taxes, “tasa Google” o ancillary copyright.

Hace solo unos días, la Comisión Europea anunciaba que no iba a implementar tasas en estos enlaces, en un intento desesperado de acallar los rumores. Sin embargo, una nueva filtración de los documentos ha desvelado que es probable que, efectivamente, haya planes encaminados a implantar una Link Tax en Europa.

Para todo aquel que no tenga ni idea de lo que significa el Link Tax, este se podría definir como la versión europea del fallido canon AEDE que intentó establecerse en España hace unos años. ¿Y qué es el canon AEDE? Pues bien, este tipo de copyright, conocido popularmente como tasa Google, pretende que los medios que así lo deseen cobren a los agregadores de noticias (buscadores como Google o páginas que recopilan contenidos como Menéame) una tasa por enlazar sus contenidos.

Tal como denuncia la directora de Open Media, Ruth Coustick-Deal, “la tasa ahoga la innovación para los nuevos servicios online y refuerza sólo a los competidores que ya se han atrincherado y dañan el acceso a la información, cortando lazos con la red”. “ Está claro que en vez de reformar el copyright para mejorarlo, la Comisión quiere hacer realidad los deseos egoístas de un puñado de gigantes de los medios por encima del interés general del público”, indica.

Este tipo de protección sobre los derechos de autor se quiso aplicar en 2013 en Alemania. Finalmente los medios alemanes llegaron a un acuerdo y permitieron a Google utilizar sus contenidos de forma gratuita.

Está claro que en vez de reformar el copyright para mejorarlo, la Comisión quiere hacer realidad los deseos egoístas de un puñado de gigantes de los medios por encima del interés general del público

Ahora, lo que para muchos es un reciclaje chapucero de este fallido canon alemán, amenaza con implantarse en la Unión Europea. A lo largo de Europa los internautas están mostrando su indignación, organizándose en plataformas como Save The Link que intentan evitar que se apruebe la tasa. “Se va a interferir en el acceso abierto a la información y en los creative commons: los movimientos que han permitido a los usuarios de Internet en todo el mundo acceder a nuevos conocimientos”, denuncia la plataforma.  

“En el fondo, las Link Taxes no entienden la relación fundamental entre los agregadores y los medios de noticias, viéndola como parasitaria. Pero la vinculación es beneficiosa para ambas partes, y su simbiosis garantiza el acceso al conocimiento para todos”, explican. "La Link Tax proporciona derechos de autor al acto de linkear a otros sitios online. Hace de la vinculación de contenidos un privilegio, en vez de simplemente un acto de compartir direcciones en Internet”.

Desde esta plataforma instan a la Comisión Europea a que no llegue a poner en marcha esta reforma de los derechos de autor y piden a los internautas que se sumen a la denuncia a través de una firma.

Una de las voces que ha mostrado su indignación al conocerse la noticia de la filtración ha sido Julia Reda, del Partido Pirata alemán. A través de un hilo de tuits, la parlamentaria europea ha reflejado su escepticismo, remarcando los puntos más dudosos de la nueva normativa. A continuación nos hacemos eco de sus observaciones.

Los puntos más controvertidos de la Tasa Google Europea

1. Se recicla el ancillary copyright alemán fallido y lo hace aún peor.

2. Los editores de noticias consiguen derecho exclusivo, al impedir el intercambio de artículos de noticias por 20 años. El ancillary copyright alemán tiene una duración de 1 año.

3. El ancillarycopyright no será sólo aplicable a los agregadores y los motores de búsqueda, sino a cualquier usuario que linkee artículos ajenos.

4. Trata de hacer que los intermediarios como Wikimedia sean responsables de las infracciones de copyright de los usuarios.

5. Cualquier plataforma que aloje gran cantidad de contenido con derechos de autor tendrá que utilizar herramientas de seguimiento como content ID. ¿Qué pasa con el contenido creative commons?

6. La demanda de medio millón de personas en toda la UE en favor de la disposición conocida como Libertad de Panorama simplemente ha sido ignorada por el comisario europeo Günther H. Oettinger.

7. Obligar a las plataformas en línea a usar content ID no es solo estúpido, sino que probablemente sea ilegal. Constituye una obligación de supervisión general.

8.  La nueva excepción para texto y minería de datos TDM no se aplicará a científicos. ¿Ninguna institución?

9. La Comisión Europea prácticamente ha renunciado a su promesa de deshacerse del "geoblocking". Solamente los organismos de radiodifusión serán capaces de desbloquear el contenido. 

10. Los escritores no salen nada beneficiados de la nueva normativa. La Comisión Europea intenta revocar sentencia del TJCE para que los impuestos deban beneficiar a los autores, y no a las editoriales.

Habrá que esperar hasta que se de a conocer oficialmente la noticia, seguramente a mediados de septiembre. De momento, solo nos queda preguntarnos: ¿es este el fin de la aspiración al conocimiento libre y compartido, piedra angular de aquello que conocemos como Internet?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar