PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El tipo que nos regaló toneladas de cultura gratis sale de la cárcel

H

 

Gottfrid Svartholm, 'Anakata', ha regresado a The Pirate Bay

Rafa Martí

29 Septiembre 2015 15:49

Gottfrid Svartholm había huído a Camboya pensando que la justicia sueca jamás le encontraría. Pero hace tres años, la policía le capturó en su refugio de Phnom Phem y fue extraditado. En 2011, Suecia le había condenado a un año de cárcel por su relación con la web The Pirate Bay. Svartholm había sido uno de los tres fundadores de la página de descargas gratuitas, junto a Peter Sunde y Fredrik Neij.

VER TAMBIÉN: El hombre que desafió a la industria del copyright vuelve a ser libre

Svartholm cumplió el año de condena y nada más ser liberado, fue acusado de delitos informáticos y fraude agravado. Estas acusaciones terminaron en dos nuevas condenas —en Suecia y Dinamarca—, que acaban de cumplirse tras dos años en prisión: Svartholm, también conocido en la red como Anakata, ha sido el último de los tres piratas en salir de detrás de las rejas.

Los ingresos de las grandes compañías cinematográficas y discográficas no paraban de desangrarse por las descargas ilegales de Pirate Bay y quisieron bombardear el barco pirata con toda su fuerza. Así, presionaron a la justicia que, en 2009, puso precio a la cabeza de los tres cabecillas.

A ellos tres les cazaron con acusaciones de las que siempre se declararon inocentes y con actividades no vinculadas a Pirate Bay, como el hackeo de las firmas tecnológicas Logica o CSC.


Las industrias cinematográfica y discográfica quisieron bombardear el barco con todas sus fuerzas



Pero el barco siguió navegando.

La página fue clausurada en Suecia. Sin embargo, The Pirate Bay ya era un monstruo imparable con 5 millones de usuarios que no dependía al cien por cien de sus fundadores y administradores. 

La página se fue moviendo de país en país y usando servidores diferentes para seguir dando su servicio ¿Servicio? Sí. The Pirate Bay tenía una fuerte filosofía política de fondo. Se basaba en compartir todo el conocimiento posible, de manera gratuita y con la mayor facilidad de acceso. Anakata siempre ha abogado por la libertad total de la red y no veía sus acciones como un robo a las industrias productoras.

Anakata y sus dos amigos aseguran que no querían ganar dinero con la página, sino promover la anarquía liberal en la red, en la línea de figuras como Julian Assange, fundador de Wikileaks, o Ross Ulbritch, fundador de Silk Road, el ebay de las drogas.

VER TAMBIÉN: Quiso liberar al mundo y se convirtió en el mayor marco de Internet

Cuando fueron condenados por primera vez también fueron multados a pagar 30 millones de coronas (2.740.900 de euros). El amigo de Anakata, Sunde, declaró entonces: “Incluso si tuviera el dinero, preferiría quemar todo lo que tengo, y no darles ni las cenizas”.

Los tres amigos están en libertad ahora. Los capitanes del barco pirata han regresado a su bahía.

[Vía: TorrentFreak]


No lo hacían por dinero, lo hacían para difundir la cultura



El hombre que desafió a la industria del copyright vuelve a ser libre

share