Actualidad

El absurdo encanto de la 'marquinha', la peligrosa moda que arrasa entre las brasileñas

Exponerse durante horas al sol más abrasador de Río de Janeiro sin casi protección para conseguir marcas de bronceado que evocan las líneas de la ropa de baño más minúscula

Tomar tres horas seguidas el sol, sin prácticamente protección, con la intención de que tu cuerpo quede marcado con las huellas de un diminuto y falso bikini. Esta es la moda que arrasa entre las mujeres de Brasil, que pagan por yacer en una tumbona en las horas más soleadas solo para adquirir la conocida como "marquinha", la marca blanca del bikini, en su versión más minúscula.

La peligrosa tendencia se ha convertido en todo un negocio para su creadora, Erika Romero, que cobra para que 30 mujeres por sesión puedan usar su terraza y empaparse de rayos ultravioleta. Sus clientas se recubren únicamente con pequeñas tiras de cinta adhesiva, que simulan el bikini más pequeño que se haya creado jamás, dejando unas marcas que según Romero "encantan a los hombres".

Después de varias jornadas de exposición continua, el bronceado queda perfectamente delimitado y las clientas adquieren su ansiada "marquinha", de la que presumen en sus redes sociales. El negocio de Romero, que cobra 20 dólares por sesión de sol abrasador, es tan redondo que ya le ha reportado unos beneficios de 24.000 dólares en solo un verano.

Lo que Romero no parece tener en cuenta son los peligros que conlleva exponer a sus clientas al sol más intenso sin protección.

En los últimos 25 años, la mortalidad por cáncer de piel o melanoma ha aumentado en más de un 68% en toda Latinoamérica. Y los rayos UV son uno de sus principales causantes.

La Academia Española de Dermatología y Venereología recomienda no tomar el sol en las horas de mayor incidencia y aplicar un protector no menor de 30 FPS. Pero Romero asegura que sus clientas están a salvo ya que, aun estando bajo "el sol más fuerte de todo Río de Janeiro", se aplican un protector de 15 FPS, creado por la propia dueña del solarium, una vez por sesión.

La ridícula obsesión de las brasileñas por conseguir el bronceado que más resalte la marca blanca ha alcanzado tanta popularidad que podría comenzar a exportarse a otros países. En una entrevista con la agencia EFE, Romero se mostraba segura de que la práctica "recorrerá el mundo entero".  

"Las mujeres vienen aquí para estar más guapas, mas sexis", sostiene la impulsora de esta moda.

Curiosamente, y a pesar de ser la ideóloga de este negocio del bronceado, Romero es la más blanca de todas las mujeres que pasan por su solarium. Ella comenta que es porque no tiene tiempo para sí misma, aunque quizá sea que ella sí sabe que la belleza de una mujer no depende de lo marcada y abrasada que tenga la piel.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar