PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las pastillas abortivas enviadas por correo son totalmente seguras

H

 

Facebook censuró una página que las enviaba por "promoción y uso de drogas" pero un estudio confirma que las píldoras no suponen riesgos

A.O.

18 Mayo 2017 12:52

Montaje PlayGround

"No quería que nadie lo supiera. En el sanitario donde vi la prueba, le pegué a mi vientre. Le dije: 'sal de allí, no te quiero', y continúe mi día normal sin aceptar que algo crecía dentro de mí. Mi primer pensamiento fue no decirle a nadie y abortar fuera como fuera".

Mariana, quien escribió las líneas de arriba, terminó abortando, aún viviendo en un país donde es ilegal. Para las mujeres que residen en alguno de los 66 países del planeta con leyes que restringen su práctica, la prohibición no frena su deseo. Se convierte en un sea como sea.

Pero ese sea como sea a veces no es sinónimo de interrupción segura. La organización Women On Web (WoW), con información disponible en varios idiomas para llegar a mujeres de todo el mundo, quiso cambiar esa situación en 2005. Bajo una supervisión médica online, se encarga de enviar pastillas para inducir abortos si el embarazo es de menos de 10 semanas.

Y un nuevo estudio publicado en la revista médica BMJ confirma que la mayoría de los abortos por este método resultan efectivos y no conllevan complicaciones.

La investigación preguntó a las 1.600 mujeres irlandesas que solicitaron las píldoras de Mifepristona y Misoprostol a la organización entre 2010 y 2013. Como todas aquellas que quieran un envío -y como lo hizo Mariana, natural de Guatemala-, primero tuvieron que rellenar un cuestionario de 25 preguntas que evaluaba un profesional sanitario online.

Esa encuesta tiene la finalidad de conocer de cuánto tiempo una está embarazada, si se reside a menos de 60 minutos de un centro médico básico por si algo fuera mal o si se tiene alguna enfermedad seria. Pero también, con cada interrogante, se busca ofrecer información para concienciar de que sea una decisión libre, documentada y sin presiones externas.

Al mes de ingerir las píldoras, se pidió que les comunicaran si todavía estaban embarazadas, si hubo complicaciones -como fiebre, dolor o sangrado excesivo- o si necesitaron de intervención quirúrgica. El estudio concluye que, para el 94% de ellas, todo salió bien y solo cerca de un 3% indicó que habían sufrido complicaciones.

Una vía de escape para a las que la ley impone que deben ser madres. Aunque sea vía de escape no parece gustar a todos. El última barrera se la puso Facebook hace una semana cuando censuró su página en la red social.

[Vía Vocativ]

share