Actualidad

Clínicas para adictos a Internet ¿Terapia o negocio?

Una clínica de Pennsylvania ofrece terapias para adictos a la red, pero la comunidad médica lo observa con suspicacia

“Hola, me llamo Franc y soy adicto a Internet”. Si soltara esta frase al presentarme la gente esbozaría sonrisas. Si cambiara la última parte por “alcohólico”, probablemente su expresión cambiaría.

La adicción a internet todavía se observa con incredulidad, pero puede destrozarte la vida del mismo modo que el alcoholismo. Así lo demuestran los casos de autores como Kevin Roberts y Ryan Van Cleave, quienes han escrito libros en los que relatan las consecuencias mentales, físicas y espirituales -Van Cleave llegó a estar al borde del suicidio- de sus adicciones a la red del mismo modo que lo haría un adicto a la cocaína. Parece obvio que se trata de algo más que un mal hábito, pero la American Psychiatric Association, sin embargo, aún no lo contempla como una enfermad mental.

El pasado mes de septiembre, el Bradford Regional Medical Center de Pennsylvania inauguró el primer programa para la rehabilitación de adictos a la red en los Estados Unidos. El programa consiste en una estancia de 10 días en el centro, en el que los pacientes son sometidos a una “desintoxicación digital”, evaluaciones psicológicas y sesiones de terapia. Los doctores del centro hablan de síntomas de abstinencia similares a los que experimentan los adictos a drogas duras, pero otros médicos lo observan con suspicacia. “Un tratamiento que pasa por utilizar estrategias pensadas para tratamientos de abusos de sustancias y decir que también funcionan para la adicción a Internet cuando, en realidad, no existen investigaciones que lo corroboren resulta sospechoso. Si la profesión médica aún no se ha puesto de acuerdo, ¿cómo puedes tratarlo en un contexto así, con pacientes ingresados? Es ridículo”, explicó el psicólogo John M. Grohol a Fast Company.

La clave de la controversia es que, al no estar reconocida como una enfermedad mental por parte de ningún estamento oficial, ninguna aseguradora va a hacerse cargo del tratamiento, y mucho menos el gobierno. En Estados Unidos, las clínicas de rehabilitación son un gran negocio. Un tratamiento puede llegar a costar más de 10.000 dólares por semana y, en los centros más exclusivos, hasta 90.000 dólares al mes. Teniendo en cuenta estas cifras mareantes, las palabras del doctor Grohol empiezan a tomar sentido: “Si encuentras las herramientas de marketing adecuadas, vas a despertar los temores de la gente y encontrar pacientes para tú programa”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar