Actualidad

Claudia Ochoa Felix, la Kim Kardashian de la droga

Según los medios mexicanos, es la líder de una poderosa y sanguinaria banda. Ella, ajena a las acusaciones, se exhibe rodeada de ropa de lujo y armas

Sus fans la llaman "la Kardashian mexicana", tiene más de 40.000 seguidores en Instagram y sus fotos acumulan miles de likes y cientos de comentarios. Se parece a Kim, viste como Kim y posa como Kim pero, a diferencia de ella, va armada hasta las cejas.

Se llama Claudia Ochoa Félix y es, supuestamente, la cabecilla de Los Antrax, el brazo ejecutor del grupo narcotraficante más peligroso de México. Luce sus pistolas en las redes sociales como si fueran un accesorio más mientras recibe cumplidos por parte de sus admiradores.

Su ex marido es 'El Chavo' Félix, un famoso narcotraficante. Su novio, Jose Rodrigo Gambao Arechiga, fue arrestado el pasado enero por liderar Los Antrax. Ahora los medios mexicanos especulan con la idea de que ella le ha sucedido en el puesto. Sobre todo después de que el mes pasado una mujer muy parecida a la susodicha fuera asesinada, en lo que se creyó un intento por acabar con ella.

Ostentación mafiosa en la red

Claudia Ochoa niega cualquier implicación directa con la banda de mercenarios y, lejos de ocultarse y pasar desapercibida tras su intento de asesinato, cuelga varias fotos diarias en las que documenta su lujosísimo estilo de vida: las bolsas de dinero y las armas se mezclan con sus ostentosos trajes y sus kilos de maquillaje. Retrata sus salidas nocturnas con guardaespaldas encapuchados y, a la vez, sube imágenes de sus tres hijos jugando en su imponente mansión.

Resulta alarmante observar cómo sus retratos reciben el beneplácito de decenas de admiradores que alaban su estilo de vida. Más, en un momento en el que Instagram está en el punto de mira por censurar las cuentas de todas aquellas que suben fotografías de sus pechos o los insinúan (de Rihanna a Grace Coddington). Claudia no posa desnuda, pero sí junto a un revolver rosa serigrafiado, de espaldas con una metralleta o cubriendo a uno de sus hijos con un fajo de billetes. Exhibe con orgullo su día a día y sus seguidores aplauden el gesto.

No sabemos qué opinará Kim Kardashian de su doble. Lo que parece estar más claro es que el hambre de celebridad al que invitan Instagram y otras redes ha alcanzado unas cotas tan absurdas que hasta las armas son un objeto de exposición si están, como en este caso, cubiertas de color rosa.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar