PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Chulería, desmanes y "no me consta": la declaración de Rajoy como testigo de Gürtel

H

 

Es la primera vez que un presidente de gobierno en activo  es llamado a testificar

PlayGround

26 Julio 2017 16:14

Hoy ha testificado Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, en calidad de testigo por la mayor trama de corrupción que se ha visto, de momento, España. El caso Gürtel investiga una una red de corrupción política vinculada al Partido Popular que se inició en 2007 y que ya ha sentado en el banquillo hasta a 40 imputados.

La Audencia Nacional llamó a testificar a Rajoy en calidad de testigo después de que el extesorero de su partido Luis Bárcenas declarase la existencia de sobresueldos y pagos en sobres a políticos del PP, entre ellos, el propio Presidente del Gobierno.

En una primera instancia, el PP intentó evitar su comparecencia, que finalmente, fue denegada. Es la primera vez en la historia de la democracia española que un presidente en activo es llamado a testificar.

La declaración comenzaba a las 10 de la mañana y se ha alargado más de lo previsto. Una de las dudas era si Bárcenas acudiría a la vista oral. No lo hizo. Tampoco el resto de imputados. Tan solo fue Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda.

Otra de las peculiaridades de la comparecencia ha sido el lugar ocupado por Rajoy. No se ha sentado frente a los jueces, sino que se le ha colocado en la misma tarima a la izquierda de los mismo y de cara al público, algo que le ha otorgado un mayor poder en sus declaraciones y que, incluso, ha contado con la complicidad de los asistentes.

Rajoy inició la vista algo nervioso, con titubeos y contestaciones secas. Una actitud que le ha durado poco ya que pasados 20 minutos ha empezado a "chulear" a los abogados e incluso ha respondido a las preguntas con cierta descortesía. "No parece de un razonamiento muy brillante", le ha dicho a uno de los magistrados. La oposición ha tildado el espectáculo de bochornoso y vergonzoso.

"Por las declaraciones de Rajoy solo quedan dos opciones: o es un inepto por presidir una trama de corrupción sin saberlo, o está mintiendo", explica por Twitter Antonio Maíllo de Izquierda Unida.

Como era de esperar, Rajoy ha desmentido todo y se ha limitado a declarar que "tan solo se encarga de las gestiones políticas del partido y que no tiene ningún tipo de conocimiento sobre las cuentas del partido". A la pregunta de si recibió sobres y sobresueldos, tal y como testificó Bárcenas, Rajoy ha mantenido que "es totalmete falso".

Ha repetido hasta en 8 ocasiones que tan solo se dedica a sus funciones políticas y de presidente. "No me consta", "No lo conozco de nada" o "No tengo constancia" han sido otras de las respuestas más repetidas. Algo que ya no sorprendre tampoco a los ciudadanos españoles, acostumbrados a escuchar las mismas frases en los casos de corrupción que se investigan actualmente.

La vista oral, en ciertos momentos, parecía un patio de colegio. Uno de los magistrados ha pedido al Juez un "careo" entre Bárcenas y Rajoy, que ha zanjado rápidamente con un "no procede".

La actitud más despectiva de Rajoy ha llegado en los últimos minutos de la vista oral cuando se le ha preguntado sobre los SMS que el Presidente le mandó a Bárcenas en los que podian leerse: "Luis nada es fácil pero hacemos lo que podemos". Uno de los abogados le ha preguntado a qué se refería con la frase "Hacemos todo lo que podemos".

"Estábamos en otro contexto temporal, y tengo costumbre de responder a los mensajes y tiene mi teléfono, podía haber usado esa frase u otra cualquiera, no tiene significado ninguno", ha respondido.

"Hacemos lo que podemos significa exactamente hacemos lo que podemos, significa que no hicimos nada que pueda perjudicar a ningún proceso", ha dicho.

"Lo siento mucho pero las cosas son como son y a veces no son como a uno le gustaría que fueran". "Iba a Génova y veía que había obras""Las respuestas tienen que ser gallegas, no van a ser riojanas", son algunas de otras sentencias que ha dejado el nuevo capítulo de la Gürtel.

Después de su comparecencia, el presidente ha asistido a un acto sobre violencia de género. Preguntado por sus declaraciones ha añadido: "Estoy contento de haber cumplido con mi obligación, que es, como presidente del Gobierno pero también como ciudadano, haber ido al juzgado para declarar como testigo. Estamos decididos a combatir la corrupción".

Una corrupción que proviene, supuestamente, de las entrañas de su propio partido.

share