PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Lo que ves no es una mujer desnuda; es una musa ardiendo

H

 

La it girl de los 90 vuelve a estar en boca de todos por sus recientes apariciones en prensa

Luna Miguel

19 Marzo 2015 08:36

Chloë Sevigny lo enseña todo cuando abre la boca: hace apenas unas semanas la que fue It Girl, musa para adolescentes y actriz revolución en los años 90 cargaba contra Jennifer Lawrence acusándola de pija irritante y avivando el fuego de algunas revistas de tendencias.



Chloë Sevigny lo enseña todo cuando se baja las bragas: su imagen con una langosta gigante entre las piernas, que ahora protagoniza la portada de Marfa Journal, ha dado la vuelta a Internet. ¿Qué hace una cuarentona como ella protagonizando un editorial que suena a Terry Richardson? El mensaje de Chloë es claro: las cuarentonas son las nuevas veinteañeras. Y entonces la hoguera se enciende y el fuego avanza. 



Chloë Sevigny lo enseña todo cuando recuerda: en 1995, es decir, hace nada menos que 20 años, una chica rubia de pelo corto y mirada angelical hacía temblar a los espectadores en Kids, la película más mítica de Larry Clark. Fue entonces cuando la fama de Chlöe comenzó a crecer, hasta convertirse en una de las figuras clave para las ardientes adolescentes del mundo.



Chloë Sevigny lo enseña todo cuando publica un libro. ¿Quién sabe? Quizá su ambición por mantener el fuego encendido entre memoria y provocación tenga algo que ver con que el próximo mes de abril saldrá a la luz un libro sobre su figura que promete convertirse en una de las guías para chicas más deseadas del momento.

Fuego y más fuego: sus retratos, sus pensamientos, su biografía, sus infinitas ganas de seguir entregada al mundo del espectáculo.

Ese en el que ella ha sido reina haciendo siempre lo que le dio la gana.

Ese en el que sus continuas y activas provocaciones ayudan a que la llama jamás se apague.






La provocación es una llama que nunca se acaba





share