PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

China prohibirá el comercio de marfil para frenar la caza furtiva de elefantes

H

 

El país asiático quitará las licencias a los negocios que manipulen y comercialicen este material a finales de 2017

A.O.

02 Enero 2017 16:57

Una aplaudida decisión de China podría salvar de la extinción a los elefantes. El gigante asiático, que es a su vez el mayor mercado mundial de marfil, ha anunciado que prohibirá el comercio interno y el procesamiento de este material sacado de los colmillos de los grandes mamíferos para finales de 2017.

Con esta medida, el país, en el que el marfil se considera un símbolo de estatus y donde está altamente cotizado –el precio de un kilogramo alcanza los 1.050 euros-, espera frenar la caza ilegal de elefantes en el continente africano.

Activistas internacionales y defensores conservacionistas habían estado ejerciendo presión a la vista de los drásticos datos. Se calcula que, solo el año pasado, más de 20.000 elefantes fueron sacrificados en África a manos de cazadores furtivos para lucrarse atendiendo a la demanda china.


Según estimaciones de WWF, tan solo quedan 415.000 ejemplares de elefantes africanos en el mundo. Hace un siglo existía una población de entre 3 y 5 millones


Fotografía de Brent Stirton, Getty Images

En 1975 entró en vigor el acuerdo de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que prohibió el comercio de marfil. Sin embargo, China ha permitido, al igual que otros países, la reventa del llamado "oro blanco" adquirido antes de su prohibición. A este escape legal se sumaba el comercio de reservas compradas con la aprobación de la CITES en 2008 y que salían al mercado con esta certificación.

Definitivamente, 2017 será el fin de todo el negocio de marfil en China. Se cerrarán 34 empresas dedicadas a trabajar con el marfil y 143 encargadas de su comercialización. La nueva legislación establece que las fábricas y establecimientos dedicados a este producto tendrán que entregar sus licencias.

"El anuncio de China supone un punto de inflexión para la conservación del elefante", afirma Carter Roberts, presidente y director ejecutivo de WWF, en un comunicado. "Con los Estados Unidos poniendo fin al comercio interno de este producto a principios de este año, dos de los mayores mercados de marfil han tomado medidas que resonarán en todo el mundo".

Se protege la vida de una especie amenazada. Sin embargo, la euforia se contiene ante el temor de que persista el tráfico desplazándose a otro territorio. "Con el mercado de China cerrado, Hong Kong puede convertirse en el mercado preferido para los traficantes para blanquear el marfil ilegal bajo la cobertura del comercio legal", destacó Cheryl Lo, responsable de WWF. Esto ha llevado a solicitar que se presente un plan que prohiba este comercio en el territorio para 2021.


[Vía The Guardian]

share