PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El gobierno chino tiene 300.000 trolls a sueldo para defenderse de las críticas online

H

 

O eso aseguran sus contrincantes en la guerra por el control de la red

Natxo Medina

20 Octubre 2014 10:51

Los llaman los "50 céntimos". Son un ejército de entre 250.000 y 300.000 personas con una sóla misión: defender al gobierno chino de las críticas que pueda recibir a través de las redes. Se llaman así por lo que cobran: 50 céntimos por post. Y pese a su tamaño, oficialmente no existen. De hecho, según Jason Q. NG, autor de Blocked on Weibo, las autoridades censuran sistemáticamente la utilización de esta expresión en redes sociales.

Weibo es el equivalente chino de Twitter, y está de actualidad debido a las protestas en Hong-Kong, durante las cuales, supuestamente, se habrían borrado cientos de miles de posts pro-manifestantes. Una tarea de control total que no es sencilla. Así lo apuntaban ya en 2013 investigadores de Harvard, advirtiendo que "el tamaño y la sofisticación del gobierno chino para censurar selectivamente las expresiones de sus ciudadanos no tiene precedente en la historia".

Este ambicioso plan, bautizado como "Escudo Dorado" en China y conocido en Occidente como "Gran Cortafuegos", tiene, en realidad, más de una década. Pero si en un principio se limitaba a la censura de páginas web extranjeras y al seguimiento de ciudadanos potencialmente conflictivos, la explosión de las redes sociales y las fuertes protestas anti-japonesas en 2005 obligaron a expandir la estrategia. Había que intervenir, y es en este punto donde entran los "50 céntimos".

Según filtraciones hechas públicas por el China Digital Times en 2011, las tareas de estos trols fantasma incluían convertir a Estados Unidos en sujeto de crítica, así como usar la historia de conflictos de China para hacer aflorar sentimientos pro-partido. También menospreciar a la vecina Taiwan, conocida por su independencia y su tradición de mayor democracia. Conforme la complejidad de la vida online iba aumentando, así lo ha ido haciendo también la importancia de los trols. Aun así, la confirmación oficial de su existencia todavía no ha llegado.

El troleo no se inventó en China

La historia de la censura política en el país asiático está más que bien documentada. Desde las protestas de Tiananmen hasta el arresto domiciliario de Ai Wei Wei, periódicamente nos llegan informaciones sobre el control que el gobierno ejerce sobre sus ciudadanos. Son noticias que la mayoría de las veces vienen de firmas pro-occidentales y que suelen ir acompañadas de palabras como "democracia" o "comunismo". La primera es señalada como algo positivo. La segunda como algo negativo, aunque abstracto a estas alturas.

Son mensajes básicos que poco a poco van calando, pero que suelen enmascarar varias verdades. Por ejemplo, que en muchos países occidentales, empezando por EEEUU, la validez del sistema democrático deja mucho que desear, al menos si entendemos democracia como sinónimo de participación ciudadana. O que su maquinaria de espionajes, a cargo de la NSA, es tan omnipotente que apenas queda persona en su país a quien no puedan vigilar. Por último, nos preguntamos qué sentido tiene señalar a la nueva China como comunista, teniendo en cuenta que más allá del control estatal, es el país de mayor crecimiento económico del mundo, a base de abrazar los principios del capitalismo más salvaje.

Por eso, podemos creer perfectamente en la existencia de los "50 céntimos". Igual que conocemos la existencia de una maquinaria mediática occidental formada por una red brutal de agencias de comunicación, periodistas, tertulianos y opinadores profesionales. Pero tampoco podemos olvidar aquello que Winston Churchill ya dijo hace décadas: "lo primero que muere en una guerra, es la verdad". Y queramos o no aceptarlo, vivimos en medio de una. Sólo que en esta guerra, el botín son tus ideas, y el arma es el retuit.

share