PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

China arresta a un activista que investigaba los abusos de la empresa de Ivanka Trump

H

 

Otros dos investigadores están desaparecidos

Sara Pérez

31 Mayo 2017 13:04

A Ivanka Trump no todo le va bien. Las ventas de su marca de ropa y zapatos ha subido como la espuma, pero lo han hecho envueltas en polémica. Un activista ha sido detenido en China y otros dos se encuentran desaparecidos, después de investigar los abusos a los trabajadores por parte de la empresa que fabrica los zapatos de la empresa de la hija favorita del presidente de EEUU.

Los tres hombres participaban en una investigación de la organización no gubernamental, China Labor Watch, con base en Nueva York, que se dedica a luchar por los derechos de los trabajadores. Uno de ellos, Hua Haifeng, fue detenido en la provincia de Jiangxi como sospechoso de utilizar métodos de vigilancia ilegales, de acuerdo con Li Qiang, el director ejecutivo de la ONG. Sus otros dos compañeros, Li Zhao y Su Heng, se encuentran en paradero desconocido.

Desde China Labor Watch han hecho un llamamiento al presidente Donald Trump, a la propia Ivanka Trump y a la empresa que lleva su nombre, "para presionar por la liberación de sus investigadores", tal y como recogió Reuters. Sin embargo, ni la Casa Blanca, ni Ivanka han respondido al mensaje.

China Labor Watch ya había avisado a Ivanka Trump sobre los abusos que estaba cometiendo su empresa a los trabajadores. El pasado mes de abril la organización le envió una carta donde se se especificaba que los obreros estaban obligados a trabajar 12 horas diarias por salarios debajo del mínimo legal. Un salario mensual equivalente a alrededor de un dólar por hora.

Tanto la detención como las desapariciones se dan en un momento en el que las organizaciones que defienden los derechos de los trabajadores en el país asiático están siendo perseguidas por el gobierno de Xi Jinping. En los últimos años, muchos activistas han denunciado haber sido acosados, intimidados, detenidos temporalmente o han visto restringido su libertad de movimiento. También empresas extranjeras han sido objeto de escrutinio por parte del Gobierno.

El caso pone de manifiesto también una polémica política. La razón, es que en campaña, Donald Trump se dedicó a acusar a las empresas chinas de robar empleos a los ciudadanos de Estados Unidos.

share