Actualidad

El corazón de Chernobyl como nunca antes lo has visto

'Postcards from Pripyat': vistas áreas de la desolación radiactiva

Antes de la tragedia de la central nuclear de Chernobyl, en 1986, Pripyat era una próspera ciudad de 50.000 habitantes: establecida como una de las joyas de la Unión Soviética, era un modelo de ciudad moderna y pacífica, alimentada por la energía infinita de las estrellas y el trabajo proporcionado por la central. Lo que pasó después ya lo sabemos: un desastre atómico que conmocionó al mundo, y cuyas secuelas se prolongarán durante décadas.

Tras del colapso, Pripyat se convirtió en una ciudad fantasma, un reducto radiactivo al que apenas nadie ha osado acercarse desde entonces. Tres décadas después, el cineasta Danny Cooke nos ofrece una visión única del lugar prohibido, valiéndose de una tecnología de rabiosa actualidad: el drone. Gracias a uno de estos aparatos, Cooke ha podido grabar las primeras imágenes aéreas del Pripyat actual, silencioso e invadido por la vegetación salvaje.

El breve vídeo, ayudado por una serena banda sonora, sirve para transmitir la perturbadora calma del lugar; una calma en la que el pasado y la tragedia tienen tanto peso que pueden sentirse. Los grandes edificios gubernamentales, el aspecto gris de las ciudades dormitorio, los espacios públicos para el deporte... Todos ellos, recordatorios de la decadencia de un régimen que se imaginó inmortal.

Además, en la película también podemos ver la gran cúpula que se está construyendo sobre el reactor dañado. Aún hoy la emisión de radiación es tan grande que se ha tenido que iniciar esta farónica obra en la que colaboran 28 países, para acabar de sellar de una vez por todas la brecha.

Puede que Pripyat sea un lugar olvidado por muchos, pero como demuestran estas imágenes la capacidad evocadora y la extraña fuerza del lugar siguen intactas.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar