Actualidad

Chelsea Manning, la mayor fuente de Wikileaks, sale al fin de la cárcel

La activista fue condenada a 35 años de prisión por filtrar 700.000 documentos a Julian Assange en 2010

Después de siete años entre rejas, este miércoles Chelsea Manning saldrá de la cárcel. Saldrá convertida en activista por los derechos transgénero y para muchos como una heroína por sacar a la luz cientos de documentos secretos y comprometedores sobre el Ejército y la diplomacia estadounidense durante la guerra de Irak y Afganistán.

Con la salida de Manning de prisión, se pone fin a uno de los episodios más controvertidos en Estados Unidos. La libertad anticipada de la soldado se dió gracias al indulto de Barack Obama a dos días de abandonar la Casa Blanca, para prevenir lo que pudiese hacer Trump con el caso una vez en la presidencia. Efectivamente, después de cinco días en el poder, Trump la calificó de ser una "traidora".

"Por primera vez puedo ver mi futuro como Chelsea" señaló Manning a The Guardian la semana pasada y añadió "puedo imaginarme viviendo como la persona que soy y finalmente puede ser en el mundo exterior".

Manning fue condenada a 35 años de cárcel por traición, desobediencia y violación de la seguridad tras haber robado 700.000 documentos y videos y entregarlos a Wikileaks, una de las filtraciones más grandes de información clasificada. Los documentos se filtraron y cuajaron en la sociedad que se polarizó entre los que estaban a favor de la soldado y la calificaron como una heroína y los que estaban en contra y la consideraron una villana.

Cuando llegó a los cuarteles, Chelsea era el soldado Brandly y cuando ingresó en la cárcel, tuvo que hacerlo en la prisión masculina de Kansas a pesar de que previamente había confesado sentirse mujer. Su vida quedó reducida a una celda de siete metros cuadrados, sufrió el régimen de aislamiento y se intentó suicidar dos veces. Después de una huelga de hambre, consiguió ser la primera soldado en recibir terapia de hormonas para llegar a ser una mujer.

La liberación de Manning no se realizará con grandes declaraciones. El Ejército no convocará ninguna rueda de prensa y ha preferido mantenerse al margen de la polémica con una soldado que se ha vuelto muy popular en los últimos años. Por su parte el presidente Trump, no celebrará su puesta en libertad, pero Manning si cuenta con el apoyo de activistas de Derechos Humanos como Amnistía Internacional, el propio Assange y Edward Snowden, celebridades y otras personas que han mostrado su apoyo desde el primer día que entró en prisión.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar