PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cazadores de yonkis: el gran negocio tras la trata de adictos

H

 

Así es el último gran fraude que reina en EE UU

PlayGround

02 Abril 2016 13:05

Después de pasar por una vida llena de drogas y encadenada a las adicciones, se convierten en un blanco fácil.

Se suelen reunir en algún Starbucks, rodeados de maletas, rotos y demacrados esperando a que ocurra un milagro.

La salvación.

Pero el único prodigio que ocurre es que los llamados vendedores acuden como buitres. Vendedores también conocidos como "corredores de cuerpos". Como "cazadores de yonkis".

Lo que los adictos perciben como su propia redención y la oportunidad de iniciar una nueva vida no es más que un muy lucrativo negocio, en el que estos vendedores se enriquecen a su costa.

Delray, una ciudad del estado de Florida, se ha convertido en el centro de estos negocios.

Después de que el Obamacare y la 2008 Parity Act cubrieran la rehabilitación de los drogadictos a través de los seguros médicos, el fraude se ha hecho imparable.

Los vendedores, aprovechando la cobertura, actúan como reclutadores que recogen a adictos de la calle y los llevan a centros de rehabilitación y casas de inserción social a cambio de un pago que suele rondar los 500 dólares por cabeza.

Para captar a los adictos, se pasean por Delray en busca de gente que quiera ser salvada. Recorren los cafés en los que se reúnen y les convencen de las bonanzas de la desintoxicación.

Su misión es incluirlos en los programas de rehabilitación. Si finalmente logran desintoxicarse o no, ya no es su problema.

Una vez recibido el pago se olvidan del tema y van en busca de otro objetivo.

Cuando un adicto lleva un tiempo sin consumir, los vendedores suelen darles dinero para que compren drogas y den positivo en los tests de los centros de desintoxicación.

Para ser admitido debe parecer que estás enganchado.

Byron Ira, un exadicto de 45 años, se sorprendió por lo fácil que era pasar de un paciente roto a un captador de otros pacientes.

Hace unos meses fue captado por un centro de rehabilitación que le prometió una desintoxicación en 12 pasos a cambio de los datos de su seguro.

Una vez que se desplazó al centro se dio cuenta de que la recuperación que le prometían era totalmente irreal. Vivió en una residencia de dos habitación en la que residían cuatro hombres.

Supuestamente, deberían ser transportados todos en una furgoneta para realizar las sesiones de desintoxicación. Ira recuerda que de los 12 pasos, realmente solo se completaron 5.

El centro cargó a su seguro 22.000 dólares por el programa de recuperación.

Después de sus 5 sesiones, el centro le ofreció abandonar el programa y ponerse a ganar dinero por su cuenta. Le invitaron a captar pacientes con la promesa de que le pagarían 1.500 dólares por cabeza.

Él declinó la oferta.

En estos centros es muy común este tipo de tratos. Los cuidadores se aprovechan de que los pacientes son vulnerables, están en un momento difícil y necesitan dinero.

Les prometen pagos si salen a la calle a buscar otros adictos. O si van a otros centros de desintoxicación y les convencen para que cambien de lugar.

Pero eso no es todo.

Muchos pacientes aseguran que en estos centros se producen además toda una larga lista de abusos sexuales.

Susan Ramsey, una abogada que representa a las personas en tratamiento, asegura que se produce un doble estigma. La gente no se cree que los pacientes pueden ser abusados sexualmente. Y tampoco se creen la historia de abusos que viene relatada por un adicto.

Una de sus clientes fue abusada por un trabajador del centro. Cuando lo denunció, fue interrogada por otros trabajadores que la obligaron a escribir una rectificación. Tras esto abandonó el centro y tuvo que pasar la noche en la calle. Nadie de la organización llamó a la policía.

El FBI abrió en 2014 una investigación en Florida por un fraude de 1.000 millones de dólares en los centros de desintoxicación. Como consecuencia, dos centros fueron cerrados.

El problema de la drogadicción en EEUU deja al día 125 muertos por sobredosis .

Cada día muere gente.

Mientras el negocio de la trata de adictos crece a un ritmo demasiado acelerado.

[Vía]

share