PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Amenazas a fiscales en Argentina: ¿conspiración política o algo más?

H

 

"Nisman para Kirchner, Cartasegna para la gobernadora de Buenos Aires", dijeron los agresores del fiscal según fuentes cercanas a la familia. Algunos colegas, no obstante, tienen dudas sobre la agresión

Germán Aranda

08 Mayo 2017 18:45

Cuando el pasado miércoles intentaron ahorcar al fiscal de La Plata Fernando Cartasegna en su despacho, los agresores le dejaron un recado estremecedor: "Nisman para Cristina Fernández Kirchner, Cartasegna para María Eugenia Vidal".

Eso es al menos lo que fuentes cercanas a la familia contaron a PlayGround. Los atacantes dejaron claro que Cartasegna "tenía que morir para que María Eugenia (en alusión a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal) sepa que esto no va".

El fiscal fue golpeado por asaltantes anónimos durante la noche del pasado sábado 29 de abril y hospitalizado el pasado miércoles 3 de mayo, después de un nuevo ataque. En este último, sufrió un intento de ahorcamiento en su despacho. El parte hospitalario informó de marcas en el cuello y en las manos por intento de ahorcamiento, pero el fiscal no presentaba heridas graves y se recuperó con normalidad.

En ambas ocasiones, los atacantes dejaron escrito el nombre "Nisman" en el apartamento, o bien en fotocopias en las que se hablaba del "nuevo Nisman" en relación a Cartasegna o bien escrito con azúcar en el suelo.



Se referían al fiscal Alberto Nisman, que murió en enero de 2015 con una bala en la cabeza. Aunque en un inicio se habló de un suicidio, se temió que su muerte pudiera estar relacionada con las investigaciones que lideraba por encubrimiento contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Nisman investigaba a Kirchner por "decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes en la causa AMIA con el propósito de fabricar la inocencia de Irán". En julio de 1994, un atentado con coche bomba en la Asociación Mutual Israelita Argentina de Buenos Aires costó la vida a 85 personas.


Alberto Nisman falleció en 2015 con una bala en la cabeza. Primero se habló de suicidio, pero su muerte está por esclarecer y se teme que pueda tener relación con sus investigaciones contra la ex presidenta Cristina Fernández Kirchner


Las motivaciones de la doble agresión a Cartasegna podrían estar relacionadas con las pruebas e informes que recibió recientemente sobre la investigación de pago de mordidas a empresas de seguros por parte de la policía porteña, aunque su unidad era de investigación de delitos sexuales y trata de blancas.

"Mientras me pegaban me decían que lo que yo ganaba ellos lo hacían en un día, me hablaron de mis hijos, de lo que hacían mis hijos", contó el fiscal en referencia a la primera golpiza."Me hicieron escribir Nisman con azúcar y lamer el suelo", contó en relación a la segunda.

Coacción política, empleados rivales o prostitución

La mención a la gobernadora deja ahora en el aire también la posibilidad de que las agresiones tengan como fin una coacción política al gobierno de la provincia.

El diario Perfil compiló de todos modos las otras hipótesis que se han valorado sobre el ataque: un empleado enemigo dentro de la fiscalía, una red de pedofilia con protección política o ajustes de cuentas por investigaciones sobre prostitución.

En la otra cara de la moneda han aparecido voces críticas entre sus colegas de la Justicia, que mostraron cuanto menos extrañeza o escepticismo ante la versión de la víctima acerca de lo sucedido.



"Es raro, llamativo lo que pasó", dijo a la televisión argentina TN el fiscal Marcelo Martini, que fue quien envió a Cartasegna los informes derivados de la causa sobre sobornos policiales que él lidera.

"Sería muy difícil pensar que el agresor entró o se escapó por allí, además, por la altura que hay entre la abertura y la planta baja", dijo en relación a la posible entrada y salida de los atacantes por las ventanas del despacho de Cartasegna, que estaba custodiado después del primer ataque.

El Procurador General de Buenos Aires, Conte Grand, fue un poco más lejos en declaraciones a medios locales. "No me cierra", dijo sobre el ataque, así como se preguntó por qué "nunca amenazaron" a Martini, que investiga las coimas. De cualquier forma, apuntó a que el ataque tuviera motivos "por fuera de lo pensado".

El juez Luis Federico Arias se sumó a los cuestionamientos al señalar también que había cosas que no le cerraban.


share