Actualidad

Captura la bandera: el juego de 4Chan contra Shia LaBeouf que es mucho más que un juego

4Chan ha mutado en algo mucho más grande y peligroso que un grupo de adolescentes de Europa del Este encerrados en sus habitaciones con toneladas de tiempo libre para difundir memes o filtrar fotos íntimas de famosas. Y con HWNDU solo quiere demostrarlo

El día de la investidura de Donald Trump, el actor Shia LaBeouf quiso mostrar su descontento con el nuevo presidente a través de una instalación artística. El 20 de enero pasado, en una de las paredes exteriores del Museum of Moving Images de Queens, en Nueva York, puso una cámara bajo un lema escrito en letras negras sobre fondo blanco: “HE WILL NOT DIVIDE US”.

Jaden Smith delante de la primera instalación

La idea de LaBeouf y de otros personajes de la farándula liberal que colaboraron con él, como Jaden Smith, Nastja Säde Rönkkö o Luke Turner, era que la gente expresara sus sentimientos y pensamientos ante la frase, en clara alusión a los acontecimientos políticos que vivía el país. La cámara emitiría un streaming ininterrumpido en la página web de la campaña, durante los próximos cuatro años o lo que durase el mandato de Trump.

Pocas horas después de que se pusiera la cámara, el propio LaBeouf y su círculo repetían, de manera religiosa e incluso rozando la enajenación y el éxtasis propios de una secta, las palabras “He will not divide us” delante de la pared.

La instalación se dio a conocer y rápidamente se convirtió en una presa de caza para los seguidores de Donald Trump más beligerantes. El HWNDU era, a partir de ese momento, la nueva diana esencial de la guerra cultural de la derecha en Estados Unidos.

Delante de la cámara hacían guardia y repeticiones los amigos liberales de LaBeouf. Pero la instalación también atrajo a grupos de neonazis con gorras rojas MAGA (Make America Great Again) que invadieron de manera violenta el espacio, taparon la pared con pintura y acosaron a quienes acudían allí. También vinieron los Latinos for Trump, grupos de italianos neoyorquinos que parecían sacados de películas noir e incluso negros votantes del candidato republicano que se pasaban delante de la cámara a dar un repaso a los globalistas, a Hollywood, a Clinton y, en general, a todo lo que oliese a liberal o a izquierda.

A los 6 días del inicio de la performance, LaBeouf fue detenido por la policía por gritar demasiado.

El ejército de Trump en internet

El acoso al que la Alt-Right había sometido al artista y la detención —que él vinculó con la represión a su libre expresión— llevaron a LaBeouf a dar un paso más. Consciente de la repercusión que había tenido su performance, y después de haberla movido a Albuquerque sin demasiado éxito, el 8 de marzo anunció a sus seguidores que una bandera blanca con la misma frase ondearía de manera ininterrumpida, durante 4 años y en streaming constante en una localización secreta.

La derecha que hasta entonces había acudido físicamente al museo a trolear el HWNDU aceptó el reto. La Alt-Right, y más en concreto, su ejército de internet organizado en 4Chan se propuso dar con la bandera y, literalmente, capturarla. Los usuarios de /pol/ —el nombre abreviado del canal más famoso de 4Chan, “Politically Incorrect”— desplegaron una operación de inteligencia casi militar para lograr su objetivo.

A través de la imagen del streaming, los 4Channers analizaron la trayectoria de los aviones que atravesaban el cielo. A partir de los recorridos y de las horas en que aparecían en la imagen, cruzando los datos con el mapa en vivo de las rutas aéreas, comenzaron a especular sobre la localización de la nueva performance.

Los aviones no fueron las únicas pistas. Los trolls pro-Trump examinaron también los ángulos del sol y el posicionamiento y movimiento de las nubes cruzando los datos con mapas meteorológicos. Lo mismo sucedió, por la noche, cuando algunos usuarios tomaban nota de la posición de las estrellas y las constelaciones para clavar un lugar en el mapa. Al final, cuando habían cercado más la posición, pasaron a actuar en la vida real.

Varios 4Channers se lanzaron a la carretera cerca del supuesto lugar de la bandera y se pasaban horas pitando. Mientras, otros observaban la imagen para ver si se escuchaban los cláxones y guiarles hacia su objetivo. Finalmente, dieron con ella en Green County, en el estado de Tenessee, dentro de una propiedad privada.

El estandarte HWNDU fue sustituido por una gorra roja con las siglas MAGA.

El estallido en 4Chan por haber ganado esta especie de juego del gato y el ratón fue estremecedor. Pero más allá de terminar con la partida, LaBeouf dio a los 4Channers más de lo que querían: puso otra bandera. En otra localización secreta. La serie, que cada vez gana más adictos, acaba de cerrar su cuarta entrega.

Esta se ha cerrado en Liverpool, Reino Unido, donde tres 4Channers vestidos con pasamontañas y gorras, al estilo del videojuego Watchdogs, se colaron en la azotea de un centro de arte de cinco plantas para desbancar el estandarte.

La retransmisión del streaming se cortó antes de que los esbirros trumpistas culminaran una nueva hazaña. El personal de FACT, el centro artístico en el que estaba la bandera, avisó incluso a la policía, que recomendó al colectivo que desistiera en su intención de colocar una nueva bandera.

Algo más que un juego, algo más que un foro

Cuando comenzó a hablarse de 4Chan fue con motivo del Gamergate. Entonces, adictos a los videojuegos que vivían más tiempo en internet que en el mundo real, se organizaron para acosar y hundir a programadores y periodistas especializados que tenían un compromiso para introducir ideas feministas en un mundo tradicionalmente masculino y de ideología conservadora.

Lo que era una comunidad —la gamer— sin una bandera política definida, encontró en el troleo, en el acoso y en las ideas contra lo políticamente correcto un nuevo resorte de poder, impulsado por las ventajas que daba la red: el anonimato y la impunidad totales.

Ya fuera por una adhesión real, por la mera controversia ideológica o por una mezcla de las dos, 4Chan se convirtió en una cloaca neonazi. Los medios de masas señalaron que quienes navegaban por aquellas aguas no eran más que una banda de frustrados y antisociales que se habían adueñado de internet.

En los últimos años, 4Chan —y en concreto /pol/ ha sido el ejemplo más representativo de comunidades que nacen en el mundo online de manera desordenada, que se unifican bajo símbolos y debates políticos que les dan una identidad colectiva, y que terminan por actuar de manera organizada en el mundo offline

Sin embargo, después de la victoria de Trump, en la que los foreros tuvieron un papel determinante, sobre todo en el aspecto propagandístico y mediático, 4Chan ha mutado en algo mucho más grande y peligroso que un grupo de adolescentes pajilleros de Europa del Este encerrados en sus habitaciones con toneladas de tiempo libre para difundir memes o filtrar fotos íntimas de famosas.

Con la macrooperación detrás de algo aparentemente tan estúpido como robarle banderas a Shia LaBeouf han querido demostrarlo. Para ellos, era algo mucho más importante que un juego:

“Si los de izquierdas ganan, 4Chan pasará a la historia como un grupo de perdedores, de vírgenes y freaks con la cabeza llena de mierda (…) Si el lado de Trump gana, 4Chan será una extensión de la inteligencia estadounidense, considerada la cibermilicia más grande del siglo XXI. ¡A por ellos, patriotas de la rana! (en alusión a su símbolo, Pepe the Frog)”, escribía uno de los usuarios en el panel de /pol/ dedicado a HWNDU.

En los últimos años, 4Chan —y en concreto /pol/ ha sido el ejemplo más representativo de comunidades que nacen en el mundo online de manera desordenada, que se unifican bajo símbolos y debates políticos que les dan una identidad colectiva, y que terminan por actuar de manera organizada en el mundo offline.

Posiblemente estemos hablando también de tipos con trabajos bien remunerados, con conocimientos de astronomía; de operarios de aviación que después de dar a cenar a sus hijos se sumergen en la guerra cultural que lleva a cabo /pol/, en sus ideas de supremacía blanca o sencillamente nihilistas, y de hackers que pueden actuar con más rapidez y eficacia que la misma CIA.

El pasado 22 de marzo, comenzó la quinta temporada de HWNDU. Los foreros apuntan que la bandera de LaBeouf se ha ido esta vez a Finlandia.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar