Actualidad

Cambian un camino en Canadá para que las tortugas puedan cruzar con seguridad

Desde la creación del camino alternativo la tasa de mortalidad de las tortugas ha descendido un 89%

La carretera elevada de Long Point de Ontario, en Canadá era uno de los cementerios de tortugas más grandes del mundo. El crimen que habían cometido estos reptiles era intentar cruzar la calle para llegar hasta su lugar de anidación o para poder hibernar.

No eran las únicas. Las serpientes también utilizaban este camino, posiblemente atraídas por el calor del asfalto y al igual que la tortugas la mayoría morían atropelladas por los coches sin poder llegar a su destino final.

Pero el problema ya está resuelto. Los residentes de Long Point han instalado una camino alternativo para que estos animales puedan cruzar con seguridad la calle. En la revista Wildfild Society Bulletin, publicaron las consecuencias de la creación de este nueva ruta y fueron sorprendentes: las muertes de tortugas habían descendido en un 89%, y el de serpientes un 28%.

En total, la comunidad ha empleado 10 años y 2,7 millones de dólares para sacar adelante el proyecto. La financiación para la protección de la fauna del lugar, vino de diferentes fuentes: entidades locales, el ministerio de Medio Ambiente de Canadá y la Fundación Nacional de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. La ilustración de un libro para niños, llamado ' Never Give Up', también recaudó fondos para la causa.

El camino principal se construyó en la década de 1920 para que los turistas pudiesen llegar con facilidad al Lago Erie y desde 1979, las encuestas de Canadian Wildlife Service indicaron que desde entonces murieron 10.000 animales en un tramo de 3,6 kilómetros, intentando cruzar la carretera.

Sin embargo el proyecto no salió adelante sin problemas. "Hemos tenido oposición", señaló uno de los coordinadores, Rick Levick. "La gente era escéptica de que pudiésemos hacer algo al respecto".

La bióloga de la Universidad de McMaster, Chantel Markle, que ha participado en el proyecto, dijo que la idea más efectiva para poder encaminar a las tortugas fue colocar unas vallas rectas y sin interrupciones. En las zonas donde no se podía construir dicha valla, se optó por curvarla para que se amoldara al lugar. Esto fue suficiente para que las tortugas cambiaran su ruta y cruzasen con seguridad.

Este área es el hogar de muchos animales amenazadas, como por ejemplo la tortuga mordedora, la tortuga Blanding y o la culebra rayada. No solo se encuentran amenazadas por los coches, sino también por cazadores furtivos que intentan recolectarlas para alimentar el tráfico ilegal de estos animales. Por lo que parte del proyecto todavía está en secreto.

El equipo de investigadores pretende que los métodos utilizados en Long Point para salvar la fauna, sirva de inspiración a otras zonas donde la tasa de mortalidad principalmente de tortugas y serpientes, es muy alta.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar