PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La turbia historia de 'Cachorros en la nieve', la película de Disney que mató a 5 cachorros

H

 

A simple vista, parece otra más de las películas para niños protagonizadas por animales parlantes. Sin embargo, su historia real es mucho más oscura

S.L.

09 Enero 2017 16:55

Ningún animal ha resultado herido durante el rodaje de esta película". Esta leyenda, que aparece en las películas de Hollywood que cuentan con animales en el casting, es otorgada por la American Humane Asociation (AHA), una organización no gubernamental dedicada a monitorizar el trato que reciben los animales en las películas.

Pues bien, si eres de los que respira hondo y tranquiliza su conciencia animalista cuando lee la dichosa frase, te recomendamos que no veas Cachorros en la Nieve, porque esta película sobre perritos esquiadores en la fría Alaska es uno de los casos más turbios de maltrato animal que se han producido en los últimos años en los rodajes de Hollywood.

Producida en 2008 por la factoría Disney, durante el rodaje murieron nada más y nada menos que cinco cachorritos.



Poco antes de empezar el rodaje, la productora Ketstone Productions importó 25 cachorros de Golden Retriever desde Nueva York a Vancouver, lugar donde se iba a rodar la película. Más adelante se compraron 5 perritos más a un criadero canadiense.

El 19 de febrero de 2007 comenzaba el rodaje de la película y de esos 30 perros, solo 15 se encontraban en el set. ¿Qué había pasado con los otros 15?

Desgraciadamente, la otra mitad de los cachorritos se encontraban enfermos y estaban siendo tratados por veterinarios. Entre las enfermedades que padecían se encontraban el virus de parvovirus e infecciones parasitarias de Giardia lamblia y Coccidiasina.

Dos hechos contribuyeron especialmente a que la situación se fuera de las manos. Por un lado, los perritos seleccionados para el rodaje eran de seis semanas, cuando generalmente se recomienda que tengan más de ocho semanas para evitar que sean tan vulnerables a las enfermedades. Por otro lado, justo en esa época se había producido un repunte del parvovirus en la región en la que estaba filmando la película. Un cóctel de casualidades y mala gestión que terminó con la muerte de tres cachorros por infección intestinal y de dos por el virus de parvovirus.

Llegados a ese punto, la AHA se puso dura y decidió tomar cartas en el asunto.

El organismo obligó a suspender el rodaje durante un mes y poner en cuarentena a los animales, hasta que todos los perros estuvieran recuperados. Para poder continuar el rodaje, Cachorros en la Nieve consiguió otros 28 Golden Retrievers de reemplazo pero, desafortunadamente, este segundo grupo también se vio expuesto al parvovirus. Sin embargo, tan solo hubo que esperar un poco para que la AHA se tranquilizara.

La empresa productora de Snow Buddies ha cumplido con cada solicitud de American Humane y ha hecho cambios para que los cachorros de trabajo no caigan enfermos”, escribió al poco tiempo en un comunicado la asociación. “Todos los perros en la producción se han comprobado y están siendo atendidos por un veterinario”, resumía la AHA.


El 19 de febrero de 2007 comenzaba el rodaje de la película y de esos 30 perros, solo 15 se encontraban en el set. ¿Qué había pasado con los otros 15?


Con la bendición de la AHA, la película se reanudó y el rodaje terminó por fin. En marzo de ese año, PETA envió por fax una carta al CEO de Disney, Bob Iger, exigiendo que se cancelara la distribución de la película. "Sabemos que casi todos los cachorros, 40 o 50, se encuentran actualmente enfermos, la mayoría del virus del parvovirus. Al menos cuatro perros han muerto ya, y otros probablemente morirán en los próximos días”, decía la carta de PETA. Nunca recibieron respuesta.




Al respecto de a quién había que responsabilizar de la muerte de los perros, la productora e incluso la AHA acusaron a los criadores de los perros de haber falsificado los documentos de los cachorros. Por su parte, el responsable del criadero dijo que no sabía que estuviera enviando perros más jóvenes de lo recomendado y que siempre había dado por hecho que los responsables de la película cuidarían debidamente a los cachorros.

Por su parte, la AHA hizo un intento de castigar a la película, marcando el tratamiento a los animales como “inaceptable”. Desgraciadamente, ese castigo se materializó en una tibia frase: en vez del habitual “ningún animal ha sido herido durante el rodaje de esta película", la película se estrenó con un ambiguo “American Humane Asociation monitorizó esta película” en los créditos.

Nada impidió que la película saliera a la luz en febrero de 2008, un año después del comienzo del rodaje. A día de hoy nadie ha asumido las culpas por las muertes de aquellos cinco cachorros.

















share