Actualidad

La CIA y el FBI inician una investigación sobre la filtración de Wikileaks

Un exdirector de la agencia de inteligencia de EEUU manifestó su preocupación ante la posibilidad de que lo que se dice en los documentos sea verdad

Este martes, Wikileaks sacó a la luz miles de documentos secretos de la CIA que revelan detalles del supuesto sistema de hackeo usado por la agencia estadounidense. Un sistema que permitía romper la encriptación de servicios de mensajería utilizados por millones de personas en todo el mundo, como Whatsapp o Telegram, y escuchar a través de los micrófonos de las smart TVs.

Como respuesta a ello, funcionarios estadounidenses han anunciado que el FBI y la CIA han iniciado una investigación para saber cómo la organización fundada por Julian Assange accedió a los documentos. Eso sí, ni la CIA, ni el FBI, ni la Casa Blanca han querido hacer comentarios acerca de la autenticidad los documentos revelados.

"Este es el tipo de revelación que socava nuestra seguridad, nuestro país y nuestro bienestar. Esta supuesta fuga debería afectar a todos los estadounidenses", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

A pesar de que aún se están evaluando los efectos políticos y los daños que las revelaciones tendrán en las operaciones de inteligencia de EEUU, el exdirector de la CIA, Michael Hayden, manifestó su preocupación a la BBC:

"Si lo que he leído es verdad, entonces parece ser una filtración increíblemente perjudicial en términos de tácticas, técnicas, procedimientos y herramientas que fueron utilizadas por la Agencia Central de Inteligencia para llegar a la inteligencia extranjera". En otras palabras, como dijo en The Late Show with Stephen Colbert, no utilizarían estas herramientas contra los estadounidenses.

Ni la CIA, ni el FBI, ni la Casa Blanca han querido hacer comentarios acerca de la autenticidad de los archivos filtrados

En el caso de que Wikileaks compartiera la información de los documentos con los gigantes electrónicos afectados como Apple, Google, Microsoft y Samsung, éstos tendrían la oportunidad de reparar los defectos de sus softwares y dispositivos para evitar ser espiados por EEUU.

Por su parte, Apple anunció que había solucionado algunas de sus vulnerabilidades, Samsung manifestó la importancia de "proteger la privacidad de los consumidores y la seguridad de nuestros dispositivos", Microsoft aseguró estar investigando el posible espionaje y Google reconoció que la CIA podría ser capaz de "penetrar, infestar y controlar" los teléfonos Android porque habían descubierto errores en el código del sistema operativo.

Parece que tanto las compañías tecnológicas como las agencias de seguridad, ya se han puesto a trabajar sobre la definida por Wikileaks como "mayor filtración de la historia de la CIA". Aunque unos y otros trabajen en direcciones completamente opuestas.

[Vía BBC]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar