PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Así es la terminal del aeropuerto de Los Angeles solo para ricos y famosos

H

 

Incluye un iPad para observar como sufre la gente normal. No es broma

J.C.S.

12 Mayo 2017 17:41

Vía Getty

Cuando te subes a un avión con un destino de larga distancia, te obligan a pasar por un lugar en el que no puedes sentirte más pequeño. Nada más acceder por las compuertas y saludar a los asistentes de vuelo, recorres un pasillo que promete un viaje inmejorable. Asientos enormes y reclinables, tablets y demás tecnología a disposición del usuario, espacio para poder moverte… estás en la Business Class.

Los caprichos de la distribución espacial hacen que, en la mayoría de vuelos, te obliguen a pasar por la zona VIP antes de ver la realidad que te ha tocado. Como mínimo, te queda la esperanza de pensar que todos esos estirados que han pagado por el servicio han pasado por lo mismo que tú. Han tenido que facturar, esperar largas colas, aguardar horas antes de que el vuelo llegue para que no haya problemas… en el aeropuerto, al igual que en la muerte, todos son iguales.

Sin embargo, en el aeropuerto de Los Angeles ya no es así. El Aeropuerto Internacional de la ciudad californiana ha creado una terminal privada para ultra-ricos en la que las estrellas pueden refugiarse de la plebe: The Private Suite.

Imagen de Geoff Towle

Cuenta con 13 suites en las que acomodarse en las mejores camas, masajes realizados por profesionales, jabón con aroma de cilantro, comida gourmet a disposición inmediata, un BMW que te lleva hasta el avión, un lugar de oración para los musulmanes y cualquier tipo de capricho que uno pueda imaginar. Además, los organizadores remarcan que está “libre de paparazzis”.

Aunque, quizá, y tal como se apunta en esta columna de The Guardian, el placer más culpable sea un iPad tras un mostrador que muestra las colas en la terminal principal a tiempo real. De este modo, los millonarios pueden observar cómo la gente normal arrastra maletas, espera largas colas o se enfrenta a la gentileza de los trabajadores de los mostradores.

La terminal, que se estrenará el próximo lunes, ha costado un total de 22 millones de dólares. Sin embargo, pretenden amortizarlo rápidamente. La membresía anual cuesta 7.500 dólares, y para cada vuelo aparte tienes que pagar 2.700 dólares (3.000 si es internacional). Eso sí, el coste cubre hasta a cuatro personas. Y, si no eres miembro, puedes acceder al servicio pagando 3.5000 por un vuelo nacional y 4.000 por uno internacional, para un máximo de tres personas.

Imagen de Geoff Towle

En The Guardian han hablado con Gavin De Becker, el principal impulsor de esta iniciativa. “En las otras terminales atienden a miles de personas a la vez, están ladrando. Es muy ruidoso, pero todo esto es pacífico y bonito”, ha evidenciado.

De Becker no cree que The Private Suite sea símbolo de la desigualdad, aunque incluso se han promocionado como “la terminal para el 1%". Él lo plantea como "un impuesto voluntario para los ricos". Según dice, la terminal no ha costado ni un céntimo a los contribuyentes americanos y generará 34 millones de dólares anuales al aeropuerto.

Vale pero, ¿de verdad es necesario ese iPad?

share