PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

'Breaking Bad' se transforma en una ópera

H

 

El compositor Sung Jin Hong completa una pieza musical inspirada en la serie de televisión. Hoy se estrena en Nueva York

Mario G. Sinde

27 Enero 2014 11:36

Sung Jin Hong es un nombre que puede sonar poco familiar fuera de los círculos de la música clásica, pero dentro de ese terreno es una personalidad importante. Este director de orquesta y compositor neoyorquino de origen coreano lleva las riendas, como programador artístico y desde hace más de una década, de One World Symphony, uno de los ciclos de música contemporánea más longevos y estables del circuito de las salas de concierto en Estados Unidos. Por sus manos han pasado partituras de compositores vivos de gran importancia como John Adams, John Corigliano, John Harbison o George Crumb, a los que ha dedicado premières de algunas de sus obras, y su trabajo ha sido crucial a la hora de normalizar para un público joven la música culta del momento. De este modo, su último movimiento artístico hay que entenderlo como parte de un proceso creativo que va más allá de la anécdota. Y es que Sung Jin Hong ha preparado "Breaking Bad – Ozymandias", la primera ópera inspirada en la serie de televisión “Breaking Bad”, que se está estrenando hoy en la Iglesia de los Santos Apóstoles de Manhattan, en la intersección entre la novena avenida y la calle 28.

Sung Jin Hong defiende su movimiento indicando que las grandes óperas del pasado siempre buscaron su inspiración en la gran literatura, tanto en el espíritu -Goethe como artífice de la pasión romántica de Beethoven, por ejemplo- como en la letra, ya sea Berlioz tomando a Virgilio para hacer “Los Troyanos” o Verdi reescribiendo “La Dama de las Camelias” para “La Traviata”. De este modo, Sung Jin Hong reconoce en “Breaking Bad” una obra mayor de nuestro tiempo, una gran tragedia de proporciones homéricas, que puede ser reescrita en diferentes formatos. Y la ópera, que es un género todavía vivo y vibrante, puede ser una de ellas.

Originalmente, la idea de Sung Jin Hong era poner música a un soneto del poeta romántico Percy B. Shelley, “Ozymandias”. Pero la obra se fue haciendo más compleja hasta alcanzar una ambición mayor que le ha llevado a componer un cuadro escénico sobre traficantes de drogas fugitivos. No se trata de una ópera larga, sino de un breve acto, en la línea de compositores actuales como George Benjamin, que tienden a la brevedad, pero incluye una esperada área dedicada a Jesse Pinkman, ‘the bitch aria’. Habrá que esperar a las críticas, a ver qué cuentan.

share