PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El bombardeo de memes que el presidente de Brasil no consigue frenar

H

 

"Mucha gente se informa de escándalos de corrupción después de haber visto algún meme"

Germán Aranda

30 Mayo 2017 18:02

Hace menos de una semana, en la redacción de la web de memes brasileña Capinaremos recibieron un e-mail inquietante

El correo recibido por algunas páginas de memes.

"Todas las fotografías están autorizadas para el uso periodístico y la divulgación de acciones gubernamentales. Para otras finalidades, es necesaria la autorización previa de la Secretaría de Prensa de la Presidencia de la República", rezaba el correo procedente de una dirección oficial de Presidencia.

Con Temer investigado por obstrucción a la Justicia desde hace unas semanas, Capinaremos y otras webs y usuarios venían pasándoselo en grande inundando las redes de memes con la cara del presidente y la posibilidad de que caiga o el caos a su alrededor.

La imagen muestra un Volskwagen Brasilia incendiado, como metáfora del caos político del país, cuya capital es Brasilia.

El creador de la web Capinaremos, Sandro Sanfelice, cuenta a PlayGround cómo fue la reacción al correo: "Al principio nos dejó un poco aprehensivos. Después de comentarlo con la gente del grupo de creadores que colaboran en la web vimos que no tenía sentido parar de hacer memes por eso. Hace cientos de años, desde antes de internet, que se usan imágenes públicas o de presidentes para hacer broma. Lo único que intentamos es no usar las fotos oficiales del Gobierno, pero si hay algo que no faltan son fotos de Temer".

Por supuesto, no tardaron en aparecer nuevos memes con el intento del Gobierno de frenar el uso de imágenes en todo un ejercicio de 'metameme'.



































Temer: "Interrumpa la producción de memes". Sandro Sanfelice, creador de Capinaremos: "No lo interrumpiré"

El Partido de los Trabajadores, en el Gobierno hasta que Dilma Rousseff sufrió un impeachment el año pasado, se solidarizó con las webs humorísticas que habían recibido este correo y decidió colgar en internet un enorme banco de imágenes con centenares de fotos de Temer para que, estas sí, puedan ser usadas por los creadores de memes. Al fin y al cabo, hasta antes del impeachment, Temer fue vicepresidente del gobierno del PT y, por tanto, estos contaban con centenares de fotos del actual mandatario.

En Brasil, donde no cuesta encontrar a quien cuente un tiroteo entre risas pasadas unas horas, el meme se ha convertido en el lugar de encuentro entre el hilarante sentido del humor del brasileño, su caótica vida política y su enganche a las redes sociales.





















"No pasaré el porro", dicen las letras caricaturizando el día que Temer gritó que no renunciaría a la presidencia.

"Nuestro objetivo es hacer humor, pero sí vemos que a veces cumplimos otro rol, que mucha gente se informa de escándalos de corrupción por ejemplo después de haber visto algún meme. Es humor, pero acaba teniendo una función de denuncia", añade Sandro, que cree que "forma parte de la cultura brasileña el hecho de reirse de todo".

Como muestra, "después del 7-1 que encajó Brasil (en el Mundial de 2014), los brasileños fuimos los primeros en reírnos de nosotros mismos, aunque fuéramos los ofendidos de la historia".

"Hubiera sido mejor construir hospitales", reconoce en este 'meme' el ex futbolista Ronaldo después del 7-1 encajado por Brasil contra Alemania en el Mundial.

Cuando allá por 2007 nació Capinaremos, Lula gobernaba un Brasil próspero que crecía económicamente y sacaba por miles a pobres de la miseria más absoluta.

Entonces, se dedicaban básicamente a copiar contenido de otros países traduciendo los subtítulos al portugués y al contexto brasileño.

Hoy, han duplicado el número de seguidores en Facebook al empezar a generar contenido propio.

Y Brasil, inmerso en un berenjenal político sin igual por una de las mayores tramas de corrupción de la historia mundial, se ha convertido también en una capital del meme.




















Esta foto de los expresidentes brasileños Lula y Rousseff, divulgada ahora, es un 'meme' porque parece que se rían de la situación de Temer.

Un año después de que el poder legislativo se pusiera de acuerdo de manera más que dudosa para derribar a la entonces presidenta Dilma Rousseff, su sucesor y exvicepresidente está también al filo del abismo por unas escuchas que le muestran comprando el silencio del expresidente de la Cámara.

Las calles piden ya con ímpetu la cabeza de Temer. Y la creatividad de la guasa internáutica se está convirtiendo en la mejor forma de aligerar y simplificar un 'thriller' más denso que House of Cards.

 






share