Actualidad

40 años de cárcel para el líder ideológico de la Guerra de Bosnia

Radovan Karadžić pagará por sus crímenes contra la humanidad

Radovan Karadžić pasará 40 años entre rejas. El Tribunal de La Haya acaba de condenar al ex líder político serbobosnio por crímenes contra la humanidad, genocidio y toma de rehenes durante la Guerra de Bosnia que tuvo lugar entre 1992 y 1995.

El político se ha enfrentado a 11 cargos entre los que se encuentran los de organización de la guerra y la limpieza étnica de las personas que no fueran de ascendencia serbia.

Karadžić, aunque ha reconocido la evidencia de haber estado en el lado serbio del conflicto, ha culpabilizado a los rebeldes, dando a entender que las tropas batallaron de manera independiente.

Sé lo que quería, sé lo que hice y por supuesto lo que soñé. Y no existe ningún tribunal razonable en el mundo que pueda condenarme”, explicaba en una entrevista para BIRN tan solo un día antes de ser sentenciado.

Karadžić se mantuvo oculto durante 13 años como un curandero con melena y barba

Pese a no reconocer los cargos ni mostrar arrepentimiento por sus actos, Karadžić estuvo huyendo de la ley varios años después de que terminase la Guerra de Bosnia. Durante 13 años se mantuvo oculto, hasta que en 2008 le capturaron en Belgrado.

Para entonces había cambiado de aspecto. Andaba por la vida con el cabello largo y una barba frondosa que nada tiene que ver con la apariencia que mantiene en la actualidad. Se hacía llamar Dragan Dabic, contaba con documentos legales que amparaban su identidad ficticia, y ejercía como “curandero” Karadžić  es psiquiatra de oficio– en una clínica privada.

Después de ocho años de acciones legales, al fin han condenado al presunto impulsor de la muerte de 8.000 musulmanes bosnios en 1995.

El asesinato innecesario de una sola persona es horripilante, y mucho más el de varios cientos. Quienes cometieron esos delitos son, en primer lugar, enemigos de los serbios. A continuación, enemigos de todas sus familias. Y, finalmente, de la comunidad musulmana”, alegó el condenado en la citada entrevista, haciendo uso de su significativa labia con la que también se defendió en los tribunales.

La causa de los serbios de Bosnia era justa y sagrada. Todo lo que hicieron los serbobosnios fue defenderse, pero sus actos se interpretaron como un crimen”, explicó en 2010, haciendo alusión a que los serbios estaban siendo maltratados por los musulmanes.

Durante el proceso, el ex líder político serbobosnio se presentó como una víctima de la Guerra y dijo que el juicio estaba fabricado en su contra

Durante los primeros años del proceso, Karadžić buscó eludir su responsabilidad sobre sus actos y ganarse el afecto de los serbobosnios para que hicieran presión pública en su favor. Pero en vistas de que su estrategia no funcionaba, pasó a negar las evidencias que le inculpaban.

No existe una sola prueba que demuestre mi participación en el genocidio. Es un caso fabricado en mi contra. Los fiscales han sentado en el banquillo, conmigo, a todo el pueblo serbio que solo quería protegerse”, dijo entonces, presentándose como una víctima más de la catástrofe.

"La justicia contra los crímenes más terribles es posible"

El caso de Karadžić fue paralelo al de Slodoban Milosevic, expresidente serbio que también fue visto como uno de los líderes ideológicos del conflicto bélico. En 2006 y mientras se debatía su condena, Milosevic murió de un infarto. Todos los esfuerzos del juzgado se enfocaron entonces en Karadžić.

“Esta sentencia demuestra que la justicia contra los crímenes más terribles es posible. Hace 30 años, los hombres como Karadžić hubieran permanecido en el poder o disfrutando de un cómodo exilio. Hoy en día, sin embargo, tienen que presentarse ante un tribunal para enfrentarse a sus acciones y ser juzgados por ello”, concluye el fiscal jefe del Tribunal Serge Brammertz.

[Vía Al Jazeera, The Guardian]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar