Actualidad

Una conversación sobre el racismo en México que incomodará a todos

Sobre racismos internos, paternalismos liberales y complejos izquierdistas en Latinoamérica. Al habla Bocafloja

I. ¿NEGRO Y MEXICANO?

“El ideario nacional está construido mediante un programa racista y discriminatorio contra la población indígena y afrodescendiente”.

Quien habla es Aldo Villegas, aka Bocafloja, autor del documental Nana dijo, que analiza las relaciones raciales con y contra la población negra en Argentina, EEUU, Honduras, México y Uruguay.

Loading the player...

Sus palabras evocan, entre otros, el grave episodio que sufrió el activista Wilner Metelus hace unos años en el aeropuerto Benito Juárez del DF, cuando un agente de migración le dijo ‘Disculpe, señor, pero un negro no puede ser mexicano’.

“El nacionalismo mexicano está cargado con uno de los paquetes ideológicos más racistas que se puedan imaginar. La ‘raza de bronce’ y el mestizaje fueron una estrategia para homogeneizar el imaginario colectivo y evadir los conflictos de clase y raza”, dice en referencia a un concepto aparentemente integrador acuñado por José Vasconcelos, considerado el padre de la educación moderna mexicana.

II. QUÉ BONITO ES TU PELO. EL FILTRO LIBERAL

Pero no solo en México pone su foco Nana dijo. El problema, en un mundo en el que solo deportistas o cantantes parecen ser modelos negros a seguir, es estructural.

Los protagonistas del documental hablan sobre sus experiencias. Desde las preguntas de patio de colegio como ‘¿cuántas gacelas cazaste hoy?’ a condescendientes actitudes como ‘qué bonito es tu pelo’ que no dejan a la persona negra otro protagonismo que el de actor pasivo y exótico.

Todo esto, en palabras de Bocafloja, “afecta a la psique” de manera diaria. Alrededor de la cultura negra “hay un cinturón de seguridad en donde solo se extraen experiencias mediante un filtro de esterilización en donde la carga histórico-política se anula o se modula de acuerdo a los liberales blancos”.

Llegamos, efectivamente, a la apropiación cultural de la cultura negra por parte de industrias mayoritariamente blancas. Como Elvis y el rock. Como Iggy Azalea y el rap.

III. HERMANA BEYONCÉ

Cuando el mainstream no puede adueñarse al 100% de la cultura negra brotan polémicas como la de Beyoncé acusada en la pasada Super Bowl de glorificar a las Panteras Negras. Pero a su vez, ¿está edulcorando la millonaria artista ese legado subversivo?

Bocafloja, como activista, matiza. “No podemos ser los gate-keepers que legitimen qué experiencia es legítima o ilegítima. Muchas cosas pueden cuestionarse con respecto a Beyoncé y a su rol dentro de la industria cultural hegemónica, pero debemos también reconocer que su potencial de impacto es abismal. Ninguna figura actual de la militancia negra tiene esa visibilidad”.

“Beyoncé no va a resolver un proceso emancipatorio ella sola, pero el hecho de que muchos iconos conservadores dijeran que fue una apología a la insurrección negra es una transgresión que debe entenderse como un acierto político”, zanja Bocafloja.

IV. TAMBIÉN EN EL BRONX

Para Bocafloja, en EEUU sí existen más límites al racismo diario gracias a “las conquistas políticas del movimiento Negro, Nativo Americano o Chicano, que han generado espacios más seguros y terrenos de discusión más equilibrados”.

Como residente en el Bronx, el artista está familiarizado con racismos multidireccionales. “En este país hay constantemente conflictos entre la comunidad Negra y Latina”, dice sobre la guerra de posiciones entre comunidades no mayoritarias.

V. LATINOAMÉRICA Y LOS COMPLEJOS DE LA IZQUIERDA

Nana dijo visita países como Argentina o Uruguay en los que las raíces africanas han tratado también de ocultarse. “En Uruguay hay trabajo político de visibilidad y empoderamiento por parte de organizaciones formadas por afrodescendientes”, dice. “En Argentina también, pero el contexto cambia radicalmente al encontrarnos aquella noción euro-diaspórica de algunos argentinos, un sentir muy arraigado de su identificación como blancos europeos en América”.

La intelectualidad progresista latinoamericana no sale muy bien parada en la visión de Bocafloja. “Cuando se han dado algunas oportunidades de que gobiernos de izquierda ocupen posiciones de poder, la agenda racial en algunos casos ha quedado relegada en la lista de prioridades”.

“Muchos sectores de la izquierda latinoamericana son claramente blancos en términos raciales, culturales e ideológicos”, afirma, por lo que esa discusión interna sobre el racismo evidenciaría los propios privilegios de esta izquierda.

El discurso de Bocafloja trata de reventar las costuras en forma de contradicciones del liberal bienpensante. El que adula a Foucault e infantiliza a Fanon. El que disfruta del latin jazz y la Fania pero reniega de la sonrisa maliciosa de Tego Calderón.

El creador del proyecto sabe que parte de una posición incómoda en su país natal. “La mayor parte de organizaciones en México que están involucradas en el trabajo con afromexicanos están en desacuerdo con mi posicionamiento politico porque cuestiona frontalmente el nacionalismo latinoamericano y la mexicanidad”.

También critica que algunas organizaciones estén dirigidas por mexicanos blancos y que quieran “abrazar un pedacito de nación en el México de 2016”.

Un movimiento que hable y actúe por sí mismo. Este es el órdago que lanza Bocafloja. Algo que puede haber ya comenzado con Nana dijo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar