Actualidad

De Black Mirror a 1984: estas son las distopías que ya se han cumplido

"Dystopian Tracker" funciona como comunidad que relaciona noticias sobre política y tecnología con las narraciones que imaginaron los maestros del género.

Cada vez que Snowden concede una entrevista o emite un comunicado, nos recuerda que el 1984 de Orwell no era simplemente una ficción alejada de la realidad. Los adelantos en robótica y los miles de adeptos a las teorías transhumanistas nos hacen evocar, inevitablemente, escenas de la película Inteligencia Artificial. No se trata de que los escritores y guionistas de la Ciencia Ficción quisieran emular a Nostradamus, pero lo cierto es que, desde su presente, imaginaron un futuro que, en ocasiones, no dista mucho de nuestra actualidad. Una vez más, el devenir histórico del ser humano se despliega muy predecible.

Para demostrarlo, un grupo de aficionados a la Ciencia Ficción crearon Dystopía Tracker, una web que relaciona novelas, videojuegos y cintas del género con sucesos actuales: cualquiera que encuentre coincidencias entre la realidad y la ficción puede contribuir avisándoles en su cuenta de Twitter o enviando un e mail a la web.

"Realmente no soy pesimista sobre el futuro y el papel que la tecnología juega en él", afirma uno de sus fundadores, David Bauer, en su página. "Sólo creo que es crucial que nos mantengamos alerta sobre los desarrollos negativos de la misma para lograr alcanzar un futuro en el que la tecnología s eintegre del mejor modo posible". Alertar de distopías ya realizadas es, según él, la mejor forma de evitar que se cumplan las peores pesadillas que ha narrado la ficción.

Estado y control, cuerpo y mente o guerra y geopolítica son algunas de las secciones que pueden encontrarse en la página. Todas ellas repletas de casos realizados. La perspectiva no es muy halagüeña. Además se data en un elaboradísimo eje cronológico que va dejando constancia de las sucesivas realizaciones a lo largo de la historia.

Coches sin conductor y libros ardiendo

Los coches sin conductor que aparecían en la novela de culto Neuromante ya son una realidad en espera de aplicarse a la vida cotidiana. Si bien ya no se queman libros como ocurría en la Fahrenheit 451 (o en muchos totalitarismos reales), nuestros e-books no nos pertenecen; Amazon puede borrarlos o editarlos a su gusto. Un Estado repleto de inmigrantes orientales que hablan una especie de idioma resultante de múltiples lenguas, donde el poder es ejercido por las corporaciones tecnológicas que desarrollan robots con memoria... a Silicon Valley y Blade Runner les separan unas pocas décadas.

Pero si hay un profeta de la distopia que acierta en casi todas sus elucubraciones ese es Charlie Brooker. Por eso la serie Black Mirror nos encanta a la par que nos aterra: si Brooker imaginaba un futuro cercano en el que los recuerdos son reproducidos con un microchip instalado detrás de la oreja, las Google Glass nos permitirán grabar todo lo que vean nuestros ojos. No existen las resurrecciones tecnológicas, pero una aplicación llamado LivesOn analiza tus tweets y es capaz de seguir manteniendo viva tu cuenta después de tu muerte. Tampoco se ha amenzado a ningún alto mandatario vía Youtube, pero sobra decir que nos creemos a pies juntillas muchos de los descabellados rumores que se expanden en las redes.

Desde Dystopia Trackers también nos recuerdan cuándo han estimado los autores que se harán realidad algunas de sus tramas aparentemente ficticias. 2025 es el año en que nos enamoraremos de nuestros sistemas operativos, como le ocurrió a Joaquin Phoenix en Her. En 2019 habrá replicantes que harán el trabajo pesado o peligroso y en 2029 llegarán los mercenarios con apariencia humana, a lo Terminator. Ahora, empiecen a mirar las noticias sobre tecnología y política con otros ojos, no pueden decir que no estaban avisados.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar