Actualidad

En esta iglesia no fumar marihuana es pecado

Nace la Iglesia Internacional del Cannabis, una congregación para el consumo ritual de cannabis con propósitos espirituales

En Denver, Colorado, hay una iglesia especial. Tiene un siglo de antigüedad y una decoración inusualmente colorista —obra del español Okuda San Miguel y Kenny Scharf— para un lugar de culto. Pero no es su interior lo único que la diferencia del resto. Su singularidad también radica en la naturaleza de su congregación: devotos de la marihuana.

La Iglesia Internacional del Cannabis abrió sus puertas el pasado 20 de abril. Sus fieles se hacen llamar "elevacionistas", porque creen en la elevación de sus mentes, en la vida como un viaje espiritual de autodescubrimiento que puede acelerarse y profundizarse con el consumo ritual de cannabis.

"El uso del cannabis como ritual sagrado se remonta a 3.000 años y puede encontrase en muchas religiones", explica Steve Berke, uno de los impulsores de esta nueva religión, al diario New York Times. Y no le falta razón: en el siglo II antes de Cristo, los hindúes ya mencionaban en sus escritos más antiguos, Los Vedas, el ritual sagrado de fumar marihuana en comunidad.

Berke cuenta que su objetivo es crear una comunidad de voluntarios que origine una nuevo movimiento más allá de las creencias religiosas. Los elevacionistas no tienen una autoridad divina. Su pertenencia a la Inglesia del Cannabis puede ser complementaria a otra fe ya existente.

" No importa que seas católico o evangélico, nuestra intención es potenciar lo mejor de cada persona a través de la semilla mágica y que esa voz creativa sirva para mejorar nuestra comunidad", argumenta Berke. En su Iglesia tendrán cabida talleres, charlas académicas, conciertos y hasta monologuistas.

"Nosotros creemos que el cannabis es un sacramento y lo usamos para erigir nuestras vidas y lograr las mejores versiones de nosotros mismos", cuenta Lee Molloy, uno de los fundadores de la iglesia.

No todos están tan entusiasmados con la nueva congregación. Pese a que el estado de Colorado legalizó el uso de la marihuana como terapia recreativa en 2012, sigue siendo ilegal fumarla en espacios públicos. Los demócratas han sido los primeros en reaccionar y están intentando paralizar el proyecto. El pasado martes, impulsaron una enmienda para prohibir el consumo de marihuana en el interior de las iglesias, un ataque directo al proyecto de Molloy.

Ellos, mientras tanto, siguen sumando devotos. El templo de la hierba sagrada tiene sus puertas abiertas a todo aquel que quiera entrar.

[Vía New York Times]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar