PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Bicep: “Antes estábamos enganchados a los discos; ahora somos adictos a los sintetizadores”

H

 

A una semana de su actuación en Snowbombing, hablamos con Bicep sobre la permanente evolución de su estilo, su obsesión con los aparatos analógicos y porque es mejor retorcer osciladores que mirar a la pantalla de un ordenador

PlayGround

31 Marzo 2014 11:45

Bicep están en ese privilegiado momento con el que cualquier productor sueña: todo lo que tocan lo convierten en oro. Empezaron siendo un par de blogeros aficionados a las rarezas disco y el diseño retro, y se han acabado convirtiendo en uno de los dúos más cotizados del momento.

A finales de la década pasada, Andrew Ferguson y Matthew McBriar eran dos chavales de Belfast que trabajaban como diseñadores y dedicaban su tiempo libre a actualizar un blog llamado Feel My Bicep. En poco tiempo, se convirtió en una de las plataformas más renombradas de la blogosfera de la música de baile internacional, atrayendo un imponente número de visitantes. La popularidad del blog fue su trampolín, primero hacia las cabinas de DJ y luego al estudio de producción. Pasaron dos años puliendo su sonido, editando maxis en sellos como Throne Of Blood y Traveller en los que maceraban sus influencias house, disco y techno. Y entonces, llegó Vision Of Love. Con ese EP estrenaron su sello -llamado igual que el blog-, y su condición de estrellas del underground. Su agenda se llenó de bolos y su correo de propuestas de remixes. Podrían haber exprimido la fórmula, pero prefirieron seguir aprendiendo. Se pasaron a la producción analógica, comprando todos los sintes con los que siempre habían soñado, y flirtearon con el Freestyle ochentero y el Hi-NRG en “Satisfy”, su último lanzamiento hasta la fecha.

A pesar de que ahora prefieren espaciar sus lanzamientos, su agenda de actuaciones sigue de lo más apretada. La próxima semana actuarán en el festival alpino Snowbombing, que se celebra entre el 7 y el 12 de abril en Mayrhofen, Austria. Antes de la cita, hemos hablado con ellos sobre la permanente evolución de su estilo, su obsesión con los aparatos analógicos y por qué es mejor retorcer osciladores que mirar a la pantalla de un ordenador.

Habéis tenido unos últimos meses de lo más ajetreados. ¿Qué experiencias destacaríais?

Demasiadas cosas. Algunos festivales han sido geniales, pero también fiestas íntimas. Viajar a Australia, Sudamérica y recorrernos Europa ha sido increíble.

Bicep: “Antes estábamos enganchados a los discos; ahora somos adictos a los sintetizadores

Vuestro último lanzamiento, “Satisfy”, se aleja un poco del sonido jersey-house clásico que habías estado produciendo últimamente. ¿Hay alguna razón específica detrás de este cambio de dirección? ¿Os cansasteis de ese tipo de sonido?

Si sigues la evolución de nuestras producciones verás que constantemente hemos cambiado el estilo de lo que producimos. El sonido Jersey ha sido muy exprimido últimamente y, siendo honestos, no particularmente bien. Tenemos muchos tracks de ese estilo hechos. Pero decidimos no publicarlos para, precisamente, no contribuir a esta saturación. En realidad, las producciones con ese sonido noventero son minoría en nuestra discografía, pero supongo que son las que han llamado más la atención.

Siguiendo vuestro blog, es obvio que vuestro gusto musical es muy amplio. Pero, ¿cuales fueron los primeros estilos que os llamaron la atención? ¿Qué tipo de música se escuchaba en los clubs de Belfast cuando empezasteis a salir de fiesta?

Andy: Lo primero que me interesó fue el rock y el punk. Mi familia era muy musical, y crecí escuchando a los Stones, los Eagles y Fleetwood Mac. Empecé a ir a conciertos y festivales cuando tenía 11 años y me metí en el techno cuando tenía 15 o 16. Para mi, escuchar “Crispy Bacon” de Laurent Garnier en un club fue un momento decisivo.

Matt: Mi primera influencia real fue escuchar cosas como Tangerine Dream y Brian Eno en casa (mi madre los amaba). A continuación, una de mis primeras novias me compró por error un doble CD de Aphex Twin. La música me dejó perplejo. Nunca había oído nada parecido. Esto fue antes de que Internet estuviera bien establecido. Ahora es muy fácil. Prácticamente tropiezas con la música desde tu dormitorio. En muchos aspectos, creo que antes era mucho más excitante. Aunque creo que también tiene que ver con el hecho de era muy joven.

Cuando trabajáis en el estudio, ¿soléis seguir siempre la misma rutina o proceso de trabajo o simplemente improvisáis hasta que surge algo? ¿Como sería un día normal en el estudio de Bicep?

Tenemos un enfoque muy abierto. Trabajamos exclusivamente con equipamiento analógico y utilizamos el ordenador sólo para organizar y hacer la mezcla final. El proceso depende del tipo de equipo que utilicemos. Normalmente empezamos con un sintetizador o una caja de ritmos y vemos hacia donde nos lleva. Habitualmente, lo primero suele ser dar con un buen ritmo, luego solemos pillar un sinte cada uno para trabajar el sonido del bajo. Cuando lo tenemos, improvisamos encima con distintos sintes hasta que tenemos algo que nos gusta. Este enfoque de “jam session” hace que sea muy divertido.

Bicep: “Antes estábamos enganchados a los discos; ahora somos adictos a los sintetizadores

¿Cuál es la configuración de vuestro estudio actualmente?

Recientemente hemos empezado a utilizar una MPC2000xl como la máquina central a la que todo está sincronizado. Tenemos una Roland TR-808 y una TR-909 funcionando al mismo tiempo, todo conectado a una mesa de mezclas desde donde podemos añadir diversos efectos analógicos. Tenemos un buen número de sintetizadores. También unos cuantos aparatos modificados a medida. Vamos variando el modo en que los utilizamos; a veces lanzamos los sintetizadores a través de secuenciadores, otras utilizamos midi y otras tocamos en directo.

¿Cuál es vuestra pieza de equipamiento favorita ahora mismo? Además de la 909 modificada por Kerri Chandler de la que siempre habláis, tenéis algún otro “objeto del deseo” que todavía no hayáis conseguido?

Andy: Probablemente comenté eso antes de que tuviéramos una 909. Es interesante porque, ahora que la tenemos y la usamos a diario, entiendo perfectamente cómo consigue sus sonidos de bombo... que era lo que nos obsesionaba. La 909 es increíble. Es una pieza del equipo sin la que no creo que pudiésemos pasar. Dicho esto, la MPC es tan versátil y tiene un sonido tan bueno que es igual de importante, aunque por razones distintas. Siempre hay objetos de deseo; cambian cada mes. Diría que ya hemos conseguido todos los sintes que siempre habíamos querido, pero luego pasas a las mesas de mezclas, compresores, etc. Nunca se acaba. Somos muy adictos.

Matt: Es como un pozo sin fondo. Nunca acabará, los dos somos muy adictos a comprar nuevos aparatos. Solíamos estar enganchados a pillar discos online (cuando llegan te sientes como si fuera Navidad), pero ahora nuestra obsesión son los sintetizadores. Como dice Andy, las cosas que nos molan cambian cada mes. Intentamos centrarnos en un aparato para cada track, pero la 909 y MPC están presentes en casi todos.

En la cabina de DJ, ¿también preferís lo analógico? ¿Utilizáis únicamente vinilo? ¿No tenéis la tentación de usar formatos más “cómodos”?

Usamos tanto vinilo como USB. Es la combinación perfecta, a veces uno suena mejor que el otro, o uno funciona mejor que el otro. ¡A veces uno no funciona en absoluto! La cuestión es quedarse con lo mejor de ambos mundos.

Bicep: “Antes estábamos enganchados a los discos; ahora somos adictos a los sintetizadores

Es admirable como seguís manteniendo actualizado vuestro blog a pesar de vuestra apretada agenda. El blog fue importante para daros a conocer como DJs. ¿Mantenerlo vivo es una forma de agradecimiento? ¿O, simplemente, es que seguís disfrutando compartiendo música?

Seguimos disfrutando mucho compartiendo música, es genial escribir de forma apasionado sobre algo que amas. Estamos buscando una manera para que sea más fácil explorar el blog en todo su esplendor, especialmente para aquellas personas que lo hayan descubierto recientemente. Es complicado mantenerlo al día con tantas giras, pero estamos trabajando en encontrar un equilibrio.

Desde las imágenes que utilizáis en el blog a vuestros materiales promocionales, Bicep siempre ha tenido una identidad visual muy definida. ¿Os ocupáis de ello personalmente? ¿Hasta qué punto creéis que es importante este componente visual?

Si, todo el diseño lo hacemos nosotros. Todo: las fundas de los discos, los flyers, etc. Ambos venimos del diseño y es algo que nos gusta. Es genial poder hacer cosas creativas sin tener que sacrificar tus ideas por la opinión otro. Es algo que no se da a menudo. De hecho esa fue la principal razón por la que dejamos de trabajar en la industria del diseño. Estábamos cansados de tener que adaptar o diluir nuestros trabajos en función de lo que pensaban otras personas. Lo único que hacemos en colaboración con otros son los videos de promo y visuales, en los que trabajamos con amigos cercanos que nos ayudan con la edición.

Este año actuaréis en el Snowbombing Festival. ¿Será vuestra primera experiencia en un festival alpino? ¿Qué tenemos que esperar de vuestro set ahí?

Será nuestra segunda vez en el festival. Esperad un poco de techno gélido, disco reconfortante y todo lo que cabe en medio ;).

Bicep: “Antes estábamos enganchados a los discos; ahora somos adictos a los sintetizadores

share