PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Encuentran a 400 personas hacinadas en el sótano de un edificio de lujo en Beijing

H

 

Forman parte de los shuzu o tribu rata, como se conoce en China a las víctimas del "milagro económico"

S.L.

21 Junio 2017 12:36

En las entrañas de Beijing hay miles de personas que pasan sus días en apenas 7 u 8 metros cuadrados. Se les conoce como shuzu o tribu rata y son las víctimas del milagro económico chino: jóvenes atraídos por el empleo y la prosperidad de las ciudades que acaban viviendo en la precariedad más absoluta.

Residentes explotados con trabajos mal pagados que se ven obligados a vivir en los antiguos refugios antiaéreos y búnkeres construidos hace más de 40 años.

Recientemente, las autoridades chinas descubrieron 400 nuevas “ratas” en el subsuelo de Beijing. E irónicamente, todos ellos (mal)vivían en un laberinto subterráneo situado bajo un lujoso edificio residencial.



Según informa The Voice of China, los residentes del Julong Gardens, uno de los primeros complejos residenciales de gama alta que surgieron en la capital china, notaron movimientos extraños de gente por el edificio. Hombres y mujeres que no eran vecinos entraban y salían de forma constante del inmueble. Eso les hizo sospechar que había algo que se les escapaba. Algo oculto.

Una inspección del Gobierno chino desveló el misterio: había 400 seres humanos viviendo en los sótanos del edificio.

La gente vivía en una vivienda subterránea con una salida de emergencia, en habitaciones compartidas sin ventanas con 36 literas, zonas de fumadores e incluso cocinas con gas y arroceras.



¿El precio de este “paraíso” subterráneo? 1.300 yuanes, aproximadamente 234 euros. Esta cantidad es la décima parte de lo que un inquilino tendría que pagar por vivir en la superficie. Lo que no queda claro aún es a quién va a parar ese dinero, ya que el sótano del edificio pertenece oficialmente al Gobierno chino. Por el momento, las autoridades están investigando la legalidad de estas habitaciones subterráneas.

Pero más allá de lo anecdótico, que miles de personas tengan que vivir en las entrañas de las ciudades chinas es un signo de la necesidad de reformar el sistema hukou. El sistema de registro de hogares es una ley creada en 1958 que liga a los ciudadanos al lugar donde nacen, limitando el acceso y uso a los servicios públicos si se mudan a otras zonas. Eso se traduce en una falta de acceso a viviendas protegidas, ayudas económicas o servicios sanitarios. Y condena a miles de migrantes de zonas rurales a tener que vivir, literalmente, como ratas.


 


share