Actualidad

Conoce a la mujer que está haciendo historia en la NBA

Becky Hammon, de San Antonio Spurs, se ha convertido en la primera mujer que dirige un equipo de la NBA

Deportistas millonarios que lo han ganado todo... ¡obedeciendo a una mujer!

Pues sí. Becky Hammon ha hecho historia. ¿La razón? Acaba de convertirse en la primera mujer que dirige un equipo de la NBA.

A pesar de ser la entrenadora asistente de Gregg Popovich en San Antonio Spurs, ahora Hammon está ejerciendo como entrenadora jefe durante la liguilla de verano de la NBA. El pasado sábado debutó con los Spurs en un partido contra los Knicks en Las Vegas. Al día siguiente dirigió su segundo partido, que ganó, contra Milwaukee Bucks.

Hammon ya fue noticia el verano pasado. La entrenadora fichaba entonces como asistente de los Spurs convirtiéndose en la primer mujer que ocupaba ese cargo a tiempo completo en toda la historia de las grandes ligas (baloncesto, béisbol, hockey y fútbol americano) .

Hammon no podría encontrarse en un mejor sitio para empezar su carrera como entrenadora. Su jefe, Gregg Popovich, es un mito viviente de la NBA. Coach Pop, como es conocido, lleva entrenando a los Spurs la friolera de 19 temporadas y con él los texanos han ganado sus 5 anillos de campeones.

El hecho de que Hammon y Popovich trabajen juntos podría parecer casualidad. Pero no. Popovich, que ronda los 70 años y está considerado uno de los abuelos de los banquillos, fue quien eligió el año pasado a Hammon para sentase con él en el banquillo spur.

La entrenadora no se ahorra elogios para su superior: "es como si Henry Ford viniera y te dijese 'voy a enseñarte a hacer coches'".

San Antonio tampoco parece mal lugar para dirigir a algunos de los jugadores más legendarios de lo que llevamos de siglo. Tal es el caso de Tim Duncan, Manu Ginóbili o Tony Parker, que afrontan el final de sus carreras.

De hecho, la liga de verano que Hammon está dirigiendo no es poca cosa para los Spurs, que se enfrentan a un reto mayúsculo: el recambio generacional de un equipo que la temporada pasada no pudo ya defender su anillo de 2014 más allá de primera ronda de play-offs.

Hammon sabe bien lo que es estar sobre el parquet. Ella ha sido una de las jugadoras más importantes de los últimos años en la WNBA, la NBA femenina. Su carrera, dividida entre New York Liberty y San Antonio Stars, deja un brillante palmarés. 

Con el balón en la mano, ha jugado 6 All-Star, ha sido elegida dos veces en el equipo ideal de la liga, ha liderado la clasificación de asistencias y ha llevado a las Stars al subcampeonato con estadísticas que rondaban los 20 puntos por partido. Su mote, Big Shot Becky, deja claro su buena mano a la hora de anotar canastas decisivas.

Su vida, además, no se limita a Estados Unidos. Deseosa de abrir nuevos caminos, dejó huellas de su calidad en Italia, España —donde jugó en el Rivas Ecópolis y el Ros Casares Valencia— y Rusia. Fue precisamente jugando en el CSKA de Moscú cuando en 2008 se nacionalizó rusa.

Aquella decisión fue una prueba de la ambición de Hammon. Consciente de que no iba a ser convocada por EE.UU. para Beijing 2008, se puso disponible para Rusia. Y efectivamente, fue con este país con el que consiguió su sueño de ganar una medalla olímpica.

Las acusaciones sexistas que ahora reciba se sumarán a las de anti-patriotismo que tuvo que escuchar entonces. Nada que vaya a intimidar a Hammon. La entrenadora estival de San Antonio declaró tras su debut que es importante que la sociedad recompense de igual manera a una mujer que un hombre en función de su inteligencia.

"Da igual si es baloncesto, el ejército o CEOs de empresas tomando decisiones. Queremos que haya mujeres", ha dicho.

De momento, y aunque en la liga volverá a su puesto de asistente de Popovich, Becky Hammon ya ha demostrado que en la NBA hay una mujer que no se conforma con ser una secundaria.

Una mujer con pasaporte ruso dirigiendo a un equipo NBA

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar