Actualidad

Beck se nos pone más californiano que nunca en su próximo disco

El artista revela a Rolling Stones diversos aspectos de “Morning Phase”, el nuevo largo que editará en febrero

Aprovechando su gira express por Sudamérica, la revista Rolling Stone fue a la caza de Beck a Buenos Aires. Querían saber, como todos nosotros, más detalles de “Morning Phase”, el nuevo álbum que editará el californiano el próximo mes de febrero.

Como ya se sabía con anterioridad, para esta nueva aventura el artista ha contado con la colaboración de algunos de los músicos de confianza con los que ya trabajó en 2002 en “Sea Change”. Repiten el guitarrista Smokey Hormel, el bajista Justin Meldal-Johnsen, el teclista Roger Joseph Manning Jr., y el actual batería de Atoms For Peace, Joey Waronker. Ahora Beck ha aprovechado la ocasión para revelar nuevos e interesantes datos acerca de lo que nos podremos encontrar en estos futuros temas. Como, por ejemplo, que su padre David Campbell ha vuelto a encargarse de los arreglos de cuerda y metales del disco, tal como ya hiciera en “Sea Change”.

Según el artista, estas nuevas canciones suenan a “música californiana” y se han materializado después de haber estado escuchando a “The Byrds, Crosby, Stills & Nash, Gram Parsons y Neil Young”, aunque desprenden “la sensación de tumulto e incertidumbre a través de una oscura noche del alma”. Sus palabras son de lo más crípticas, pero gracias a la revista tenemos algunas pistas acerca de cómo suena este nuevo lote de temas. Habrá power pop en clave caribeño en “Blue Moon”, blues vertebrado por banjos en “Say Goodbye”, y un apoteósico crescendo de guitarra en los minutos finales de “Waking Light”, una pieza que, aseguran, recuerda al “Let It Be” de The Beatles.

El álbum empezó a materializarse a principios de este año en Los Ángeles tras haber estado algo más de un año y medio intentando averiguar “cómo hacer funcionar todas las piezas”. Sin embargo, para hallar el verdadero origen de “Morning Phase” habría que hacer un viaje en el tiempo hasta 2005, el año en el que nuestro protagonista viajó hasta Nashville para grabar un disco que no acabó de cuajar. “Por entonces grabé un montón de cosas muy rápido y pensé, ‘tengo que volver y probar otra vez’”, afirma Beck en la entrevista. Ese es el motivo por el que en 2011 cogió su maleta y se trasladó nuevamente a Nashville para grabar algunos temas en el estudio que Jack White tiene en Third Man Records, donde acabó registrando “Waking Light”, “Blackbird Chain” y la muy dylanesca “Country Down”.

El artista también aprovecha la ocasión para confirmar que está trabajando en otro disco -que no será acústico, en contra de lo que se venía rumoreando desde hace meses- que le encantaría que viera la luz a finales de 2014. No obstante, una de las cosas que más le traen de cabeza en estos momentos es la más que posible gira en la que podría embarcarse para presentar “Morning Phase” junto a los músicos que le han acompañado en el estudio. “Tocar con ellos ha sido una de las mejores cosas de hacer música durante las últimas décadas. Son una banda increíble, y no lo di por sentado”, afirma el estadounidense, consciente de que sus músicos, al estar tan ocupados en otros proyectos (Waronker tocando con Atoms For Peace y Meldal-Johnsen produciendo a un sinfín de artistas), tendrán que hacer un esfuerzo sobrehumano para acompañarle el próximo año sobre los escenarios.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar