Actualidad

Australia revisa 88 asesinatos del siglo pasado para saber si fueron crímenes homófobos

Entre 1976 y 2000, grupos de pandilleros mataban sistemáticamente a personas homosexuales en South Wales. El hermano de una de las víctimas ha conseguido que se reabra su caso 28 años después y ha resucitado uno de los episodios más terribles de la historia del país

En 1988, el cuerpo del joven Scott Johnson fue encontrado bajo unos acantilados cercanos al puente de Sidney Harbor.

El cuerpo apareció desnudo y las ropas estaban en las rocas del acantilado, junto a un reloj, un carné de estudiante y un billete de 10 dólares, pero no estaba su cartera ni una carta de despedida.

La policía concluyó que se había suicidado. 

Pero 28 años después, una nueva investigación se ha iniciado después de que el hermano de la víctima, un empresario de Boston llamado Steve Johnson, haya presionado durante años a las autoridades para reabrir el caso, según cuenta un reciente reportaje del New York Times.

El hermano de Scott cree que fue asesinado por ser gay. La existencia de pandillas callejeras que cometían agresiones homófobas en la época, así como el número elevado de muertes en los acantalidados, permite pensar en esta nueva hipótesis.

28 años después de la muerte del joven Scott Johnson, que fue atribuida a un suicidio, la policía ha reabierto la investigación de varias muertes sin resolver gracias a la presión del hermano de la víctima

La policía de South Wales, estado que incluye a Sidney, está revisando la muerte de 88 personas entre 1976 y 2000 para determinar si pueden ser considerados como crímenes de odio contra la comunidad gay.

Unos 30 casos están sin resolver y en una docena de ellos se hallaron cuerpos a los pies de las rocas de los acantilados o en el mar, según informó la policía a The New York Times.

" Ahora vemos cómo estos depredadores estaban atacando a los hombres gays", reconoció al medio norteamericano Ted Pickering, que fue jefe de policía del estado a finales de los 80.

Los jóvenes pandilleros atacaban y agredían a los gays en sus lugares de encuentro. Y los acantilados eran puntos frecuentes para encontrarse, escondidos de miradas ajenas.

Los jóvenes pandilleros atacaban y agredían a los gays en sus lugares de encuentro. Y los acantilados eran puntos frecuentes para encontrarse, escondidos de miradas ajena

Tanto él como el exjuez Michael Kirby, que trabajó también durante esa época, están de acuerdo en que la policía relativizaba las muertes de jóvenes gays y no ponía el mismo ímpetu en resolver los casos. "Se les consideraba básicamente antisociales, criminales de bajo nivel y baja vida que hacían cosas desagradables y nadie se sorprendía de que fueran lesionados o incluso asesinados", dijo Kirby.

Steve Johnson, hermano de una de las víctimas, tenía a certeza de que Scott no se había suicidado y que era feliz. Así que mandó a un periodista de investigación para saber más sobre el caso y presionó a las autoridades locales. Ahora ha conseguido que empiece a salir a la luz un turbio episodio de una época especialmente homófoba en Australia.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar