Actualidad

Australia da luz verde a una mina de carbón cerca de la Gran Barrera de Coral

Los ecologistas advierten que la mina acabará de matar el ecosistema de corales

Queensland tourism

 

La mina Carmichael, que será en el futuro una de las mayores explotaciones de carbón del mundo, acaba de ser aprobada por el Gobierno australiano. La decisión ha sido comunicada por el presidente de la compañía minera encargada de la explotación, la empresa india Adani. “Tengo el orgullo de anunciar que el proyecto ha obtenido la aprobación de la Decisión Final de Inversiones (FID, siglas en inglés)", declaró el presidente de la compañía, el multimillonario Gautam Adani.

Este macroproyecto de 11.950 millones de dólares operará en la Cuenca de Galilea en el estado nororiental de Queensland e incluye un plan de 6 minas a cielo abierto y 3 minas subterráneas. La controvertida mina producirá 60 millones de toneladas de carbón al año que será utilizado para proveer de electricidad a 100 millones de personas.

60 millones de toneladas de carbón que podrían provocar la muerte definitiva de uno de los ecosistemas más amenazados de Australia: la Gran Barrera de Coral.

El mayor sistema coralino del mundo sufre desde hace 2016 un un blanqueamiento masivo debido al calentamiento del agua. La consecuencia es catastrófica, ya que casi el 95% del coral está en alerta roja y a punto de desaparecer.

"La última cosa que necesita la Gran Barrera de Arrecife es otra mina de carbón destinada a fracasar", declaró el director de la filial australiana del Fondo para la Conservación de la Naturaleza (WWF), Dermot O'Gorman, en un comunicado.

Aunque el Gobierno se defiende y mantiene que la mina generará miles de puestos de trabajo, la polémica decisión del ejecutivo ha provocado la ira de las organizaciones ecologistas. Los defensores del medio ambiente consideran que las grandes cantidades de carbón que se extraerán en la mina agravarán el calentamiento global y pondrán en jaque la vida de la Gran Barrera de Coral.

Este macroproyecto de 11.950 millones de dólares operará en la Cuenca de Galilea en el estado nororiental de Queensland e incluye un plan de 6 minas a cielo abierto y 3 minas subterráneas

El proyecto no tiene aún la financiación garantizada después de que los cuatro principales bancos de Australia (Westpac, Australia y Nueva Zelanda, NAB y de la Commonwealth) anunciaran que no aportarían fondos a la mina. Por ello, la empresa ha pedido un préstamo de unos 672 millones de dólares a servicio gubernamental de Infraestructura del Norte de Australia.

"Cualquier compromiso de fondos públicos por parte del gobierno estatal o federal sería una traición a los australianos corrientes que mayoritariamente no quieren que su dinero sea invertido en grandes proyectos de combustibles fósiles contaminantes", explicó a Buzzfeed la activista de Greenpeace Nikola Casule.

20 grupos en defensa del medioambiente se han agrupado detrás de la coalición Stop Adani Alliance (SAA) con un único objetivo: detener el avance del proyecto minero. Entre las medidas se plantean emprender acciones legales para evitar que la mina siga adelante. Además, la Australian Conservation Foundation (organismo que también participa en SAA), ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas que pide que no se concedan fondos públicos para la construcción de la mina.

 

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar