Actualidad

El misterio de cómo surgió la vida compleja en la Tierra podría haberse resuelto

¿Has oído hablar de la hipótesis de Asgard?

Según la mitología nórdica, los dioses crearon a los humanos y este mundo desde un olimpo en los cielos llamado Asgard. Y resulta que, después de todo, el origen real de nuestra existencia ha acabado teniendo esa inspiración.

Haciéndoles un guiño a las antiguas creencias, Asgard es el nombre que se ha puesto a un conjunto de microbios de los que se tienen fuertes convicciones que son el principio de la vida compleja tal y como hoy la conocemos. Odin, Thor, Loki y Heimdall han dejado de ser solamente los nombres de los dioses que habitaban el firmamento para convertirse posiblemente en nuestros antepasados más antiguos en la Tierra.

Si nos remontamos al punto de partida primerísimo, la historia se inicia hace 4,5 billones de años cuando nuestro planeta se forma. Se estima que, poco después, dos reinos que agrupan formas de vida diversas aparecieron: las bacterias y las arqueas. Esos dos grupos de unicelulares microorganismos estuvieron solos campando por el planeta hasta que pasó al menos 1,7 billón de años, momento en el que emergió un tercer reino, las eucariotas, que son la base de hongos, animales y humanos.

Para entendernos: somos eucariotas, pero nadie sabe seguro cómo estas células tan distintas, grandes y complejas surgieron en el mundo.

La principal hipótesis establece que una tremenda improbabilidad sucedió con éxito. Se cree que solo en una única ocasión excepcional, una bacteria entró dentro de una arquea y ésta, en vez de engullirla, dejó hospedarse a la bacteria. Con un aporte de energía extra proporcionada por la nueva inquilina, se piensa que la arquea pudo ir evolucionando hasta dar lugar a una eucariota.

Las piezas de este puzzle, que tantos quebraderos de cabeza da, empezaron a encajar mucho mejor en 2015, gracias al hallazgo del microbiólogo Thijs Ettema.

Las muestras de los 'asgardianos' se han encontrado en lugares remotos, como profundidades de respiraderos marítimos de Groenlandia

Hasta el año pasado, solo se sabía la 'identidad' de la bacteria inquilina (pertenecía al grupo de las alfaproteobacterias), pero sobre la arquea hospitalaria existía un absoluto misterio. Thijs Ettema, sin embargo, mientras analizaba muestras de sedimentos recogidas en las profundidades de unos respiraderos marítimos entre Groenlandia y Noruega, situados a 2.300 metros, detectó un ADN extraño de una arquea que presentaba características parecidas a las eucariotas. Bautizó su hallazgo como Loki.

En 2015 la comunidad científica se mostraba un poco escéptica ante el anuncio de Ettema. Después de todo, podía haberse tratado de una contaminación en la que una eucariota actual hubiera estado en contacto con las muestras. Pero resultó que Loki tenía compañeros similares.

En 2016 fueron unos investigadores de la universidad de Texas los que en el barro de Carolina del Norte dieron con otro grupo de estas arqueas peculiares, y las llamaron Thor. Recientemente se han encontrado restos de ADN de más familiares similares a Loki en lugares remotos a los que, por seguir con la dinámica, les apodaron Odin y Heidmall.

Como explicó Etterma, estos Asgardianos no significa que sean eucariotas, pero presentan genes para la construcción de estructuras internas complejas que se consideraban exclusivos de estas células. Es decir, según estos microbiólogos existe una gran probabilidad de que la vida compleja, hasta llegar a nosotros mismos, evolucionara de una de las especies de arqueobacterias de Asgard.

Para seguir completando la historia, los microbiólogos necesitarían observar bajo microscopio a una de estas células; no solo muestras de ADN como hasta ahora.

"Es crucial que echemos un vistazo a las células para ver lo que están haciendo, pero eso es extremadamente difícil. Loki fue descubierto en los sedimentos oceánicos de aguas profundas, donde usted no va todos los días. Thor y Heimdall están presentes en entornos menos profundos, pero son menos del 0,1 por ciento de la comunidad microbiana total. Es como buscar una aguja en un pajar, pero estamos trabajando en ello", contaba Ettema a The Atlantic.

Solo así se sabrá cómo era esa arquea original que tanto intriga. Si ya era más grande de lo normal o fue a partir de que alojara a la bacteria cuando pegó el estirón que propulsó la evolución que lleva hasta nosotros.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar