Actualidad

Arquitectura urbana contra el terrorismo: cómo evitar ataques como el de Niza

Así es como los arquitectos trabajan para prevenir el terrorismo en las grandes ciudades

El pasado 14 de julio, un camión se abalanzó a gran velocidad sobre las personas que se encontraban en el paseo marítimo de Niza, mientras celebraban la Fiesta Nacional de Francia. 84 personas murieron en un atentado terrorista que difícilmente podría haberse evitado o prevenido.

Aunque no son pocos los que creen que una simplísima obra arquitectónica podría haber impedido tal masacre.

“Hay métodos muy eficaces para detener los ataques de camiones y proteger los espacios públicos. Estados Unidos, Israel y Reino Unido están entre las naciones que han desarrollado la protección de espacios públicos con medidas que van desde grandes barreras a cambios muy sutiles en la calle que nadie apenas nota”, escribió Domini Casciani para la BBC tras el incidente.

Una foto publicada por andrew choate (@saintbollard) el

Desde el 11S, el uso de bolardos en las ciudades se ha masificado.

Lo cierto es que en las últimas décadas se han aplicado medidas para preservar la seguridad pública sin renunciar al gusto estético. Desde septiembre de 2001, cuando el mundo cambió tras los atentados del 11S, esta ha sido una prioridad para las grandes ciudades del planeta. Y  ataques como el de Niza demuestra su importancia.

El fotógrafo Andrew Choate ha publicado en su Instagram centenares de estos ejemplos. Figuras arquitectónicas que podrían evitar una nueva tragedia, ya que un simple bolardo puede llegar a aguantar una velocidad de hasta 80 kilómetros/hora.

Con los ejemplos de Choate, vemos que no es necesario renunciar al gusto estético y a la hegemonía de la ciudad para aportar mayor seguridad ciudadana.

Una foto publicada por andrew choate (@saintbollard) el

Aunque esto no siempre es posible.

Una foto publicada por andrew choate (@saintbollard) el

En cualquier caso, una simple barra vertical puede ser de gran ayuda. La mayoría de ocasiones, sin que nos demos cuenta. Se trata de elementos del paisaje urbano que solemos pasar por alto y que, sin embargo, son totalmente necesarios.

En Wall Street tenemos un claro ejemplo de que se puede tener sentido estético a la vez que preservas la seguridad. Un proyecto diseñado por Rogers Partners Architects+Urban Designers que acoge el espíritu de la ciudad a la vez que cuida de posibles accidentes.

Los resultados no podrían ser más efectivos.

Una foto publicada por andrew choate (@saintbollard) el

"Es importante que la interpretación de nuevos requisitos para nuestros edificios no transmitan que están construidos para integrar medidas de seguridad”.

Y todo gracias a un poste corto que se usaba originalmente para amarrar las embarcaciones en puertos del siglo XVIII. Hasta que vieron en ello una oportunidad simple y efectiva de mantener a los vehículos a una distancia adecuada.

En ocasiones, los bolardos también se sustituyen por grandes macetas, lo que además ayuda a tener una flora más rica en nuestras ciudades y aportan color a un paisaje a veces saturado de edificios.

Como la presidenta del Royal Institute of British Architects señaló en 2010: “Es importante que nuestro entorno construido siga reflejando que somos una sociedad abierta e inclusiva, y que la interpretación de nuevos requisitos para nuestros edificios no transmitan que están construidos para integrar  medidas de seguridad”.

[Vía Quartz]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar