PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Arkansas permitirá que violadores impidan que sus víctimas puedan abortar

H

 

La nueva normativa eleva a categoría de delito las medidas para interrumpir el embarazo a partir del segundo timestre, aunque se trate de casos de violación o de incesto

PlayGround

02 Febrero 2017 17:05

Arkansas tiene una de las leyes más restrictivas sobre el aborto. El pasado jueves, el Gobernador de este Estado, Asa Hutchinson, del Partido Republicano firmó una nueva ley que endurece todavía más las condiciones para abortar.



La nueva normativa (Act 45), que entrará en vigor en primavera, eleva a delito las técnicas de aborto utilizadas en el 95% de los casos de embarazo en el segundo trimestre. Si una mujer decide interrumpir su embarazo en el segundo trimestre mediante dilatación o evacuación, estará cometiendo un delito tipificado como clase C y será obligada a pagar una multa de 10.000 dólares o enfrentarse hasta seis años de cárcel.

Además, la nueva ley permitirá que el padre o la familia de la mujer embarazada puedan prohibirle abortar. El padre podrá incluso demandarla, aunque el embarazo se deba a una violación o a un caso de incesto.


Voces en contra de la normativa

Activistas pro-aborto ya han lanzado sus críticas sobre la nueva ley. "Es impensable entender cómo un violador que deja embarazada a una mujer en contra de su voluntad puede tener algún tipo de derecho de decidir y mucho menos a meterse en la autonomía y habilidad para tomar decisiones de una mujer", explicó a The Daily Beast Karen Musick, cofundadora de la organización pro-aborto en Arkansas ACRJ (Arkansas Coalition for Reproductive Justice). "Esta ley no es más que un retroceso que sitúa a la mujer como un ser incapaz de tomar decisiones por su cuenta", concluye Musick.

La mayoría republicana que conforma la asamblea de Arkansas ha favorecido que la normativa pasara de ser un mero borrador a tener carácter de ley en apenas dos meses. Una de las pocas voces críticas ha sido la del senador demócrata Will Bond: "En la nueva ley hay tan solo una excepción, pero solo es efectiva si el embarazo pudiese conllevar un daño irreparable para la salud de la mujer. Sin embargo no incluye la violación como daño irreparable, algo que no tiene ningún tipo de sentido".

También se han manifestado expertos sobre los derechos de la reproducción. "Elevar a delito procedimientos como la dilatación o la evacuación es igual de dañiño que prohibir el aborto en el primer trimestre. La nueva ley le deja una sola opción a la mujer de Arkansas: irse del Estado", explican los expertos del CRR (Centro de Derechos de Reproducción).

El aborto en Estados Unidos

El Congreso estatal de Arkansas aprobó en 2013 la prohibición sin excepción del aborto después de la semana 12 de gestación, cuando en general se puede detectar el latido del corazón del feto con una ecografía abdominal.

La ley choca de plano con la doctrina establecida por el Tribunal Supremo, que en 1973 garantizó el derecho de las mujeres a tener un aborto hasta el momento en que el feto sea viable fuera del útero, lo que normalmente sucede sobre la semana 24 de embarazo. Los límites de tiempo, sin embargo, son distintos dependiendo del Estado, y varían entre los que no establecen ningún límite de semanas hasta los que lo sitúan sobre el final del segundo trimestre, sobre la semana 27 o 28 de gestación.

Los Estados más restrictivos sobre la interrupción del embarazo son, además de Arkansas, Alabama, Louisiana, Oklahoma, Mississippi, y Virginia Occidental.


share