Actualidad

Aprende modales de una vez con esta app, COPÓN

¿Necesitas mejorar tus habilidades sociales? ¡JUEGA! (En caso de que confíes en la capacidad transformadora de una app, claro)

Quizás achuchados por la reciente escalada de críticas hacia la burbuja autista de Silicon Valley, la meca de los emprendedores febriles y los anarco-tecno-capitalistas con síndrome de Asperger están volcándose en juegos y aplicaciones que caen dentro de las siglas SEL, es decir, Desarrollo Emocional y Social. Todo lo que tiene que ver, en fin, con juegos dirigidos a niños y jóvenes y cuyo fin último es educar en valores humanos.

El penúltimo en hacerlo, y hacerlo a lo grande, ha sido un personaje bien conocido en el mundo gamer, Trip Hawkins, uno de los fundadores de Electronic Arts y creador de un montón de juegos deportivos tan conocidos como las series FIFA o Madden NFL. Hawkins ha conseguido 6,5 millones de dólares para levantar su nueva start-up, If You Can, enfocada precisamente a crear este tipo de productos. Hawkins se refiere a su nueva misión en el mundo con el tono grandilocuente al que los moguls del Valle nos tienen acostumbrados. En palabras para Slate: "Veo problemas como el Calentamiento Global y mi generación no puede arreglarlo [...]. La única manera de mejorar las cosas en el futuro es educar a los niños con otros valores".

El primer lanzamiento de If You Can, se titula precisamente "IF", y es un RPG pensado para niños entre 6 y 12 años. El protagonista del juego es un perrete antropomorfo que tiene que demostrar mediante sus acciones que es un buen samaritano, dispuesto a ayudar a las personas que lo necesitan. El punto clave del juego está en los diálogos, que el niño tiene que desarrollar eligiendo entre tres opciones.

Truco: siempre hay una respuesta "buena", una "mala" y una "psé". Sabiendo esto, y pese a que entendemos que las intenciones son buenas, de nuevo nos asaltan las preguntas.

Preguntas como: ¿qué impacto real tiene un juego como este en los niños? ¿Entienden realmente lo que están haciendo más allá de la lógica de resolver una serie de puzzles?

Y si lo entienden, ¿son conscientes de las equivalencias en la vida real? ¿Puede funcionar un juego por sí sólo, uno que además es más simple que el mecanismos de un botijo, sin apoyarse en la interacción real con personas reales?

Todos intuimos la teoría del comportamiento humano. Pero si las relaciones personales (ya no digamos las colectivas) son tan peliagudas se debe a que no se dan en un vacío perfectamente neutro, sino en situaciones muy concretas en las que hay cientos de matices involucrados. Puede que la ética sea un asunto demasiado complejo para entender que unas decisiones de juego se van a traducir en humanos que manejen mejor su mundo emocional, y tengan más en cuenta al otro.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar