Actualidad

Merkel dice que los EEUU de Trump ya no son de fiar

"Nosotros, los europeos, debemos coger nuestro destino en nuestras propias manos"

Europa ya no puede confiar en los Estados Unidos del presidente Donald Trump.

Así lo manifestó ayer en un mitin en Munich la canciller alemana, Angela Merkel, al compartir con unos 2.500 asistentes la "insatisfacción" que sintió en la cumbre del G7 en Taormina (Italia): "Nosotros, los europeos, debemos coger nuestro destino en nuestras propias manos. Como he experimentado en los últimos días, los tiempos en los que podíamos contar con los demás han terminado de algún modo".

Unas demoledoras declaraciones con las que indicó que la alianza occidental está en peligro , porque en su opinión, Europa tampoco puede contar de la misma forma que antes con un Reino Unido que ha hecho del Brexit su bandera. Aunque también insistió que era necesario mantener relaciones amistosas con ambos países y con Rusia.

Las palabras de Merkel estuvieron principalmente impulsadas por la posición que mostró Trump en el G7 en relación al calentamiento global. Mientras los otros 6 líderes de Reino Unido, Canadá, Japón, Italia, Francia y Alemania  aseguraron que seguirían cumpliendo los objetivos del Acuerdo Climático de París, el presidente de EEUU dijo que necesitaba tiempo para tomar una decisión al respecto.

Resultado de imagen de Angela Merkel

A pesar de que más tarde dijo en un tweet que anunciaría su decisión la semana que viene, las declaraciones que había compartido en la cumbre ya habían calado en la canciller alemana. "Toda la discusión sobre el clima no fue solo muy difícil, si no muy insatisfactoria. No hay indicios de si Estados Unidos permanecerá o no en el Acuerdo de París", explicó ayer a los periodistas.

Aunque en realidad, Trump ya podría haberse posicionado. Según informó la agencia de noticias Axios, el presidente había revelado en secreto a algunos "confidentes", como el jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, que su verdadera intención es abandonar el acuerdo establecido entre 193 países.

Los comentarios de Merkel son una prueba de que con Trump liderando EEUU la relación entre ambas potencias podría desgastarse aún más de lo que ha hecho en los últimos años.

Su falta de consenso llegó a un punto alarmante en 2003, cuando el expresidente estadounidense George W. Bush se atrevió a librar una guerra en Irak eludiendo la oposición internacional. Con Obama el panorama no mejoró al estallar el escándalo de escuchas al móvil de Merkel con las filtraciones del extécnico de la CIA, Edward Snowden, ni cuando Alemania expulsó al jefe del servicio de espionaje estadounidense de Berlín.

Ahora, con un presidente que rechaza la globalización, que envía mensajes de odio y que alega que el calentamiento global es "un cuento chino", el deterioro de su relación podría ser irreversible.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar