Actualidad

Amy Winehouse

La culpa fue del alcohol

El informe definitivo de la segunda autopsia pone fin a tres meses de especulaciones. Tal y como defendían muchos de los allegados de la artista, empezando por sus propios padres, y en línea con los resultados de la primera autopsia practicada, se confirma que ninguna droga de las consideradas ilegales fue causa directa de la muerte de Amy Winehouse. No se encontraron sustancias ilegales en el registro que se realizó en el apartamento de la artista en Londres en las horas posteriores a su deceso, pero sí varias botellas de vodka vacías. Ahora se confirma que ese fue el detonante del fatal suceso. Según el informe de la patóloga Suhail Baithun, el nivel de alcohol en la sangre de Winehouse en la noche de su muerte era de 416 miligramos por cada 100 mililitros de sangre, cantidad que supera en hasta cinco veces el volumen de alcohol considerado como máximo legal para conducir en Gran Bretaña. Amy había dejado de beber dos semanas antes de su deceso, pero al parecer retomó su hábito apenas unos días antes de su fallecimiento, coincidiendo con su última aparición pública en un concierto de Dionne Bromfield en el The Roundhouse de Camden. De acuerdo al juez de instrucción del caso, Suzanne Greenaway, la muerte de Amy fue “accidental” y la causa fue un envenenamiento por alcohol. Ahora, dejemos que descanse tranquila.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar