PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

American Apparel cierra definitivamente todas sus tiendas en EEUU

H

 

La marca de moda 'Made in USA' ha sido comprada por una compañía canadiense. Una muerte anunciada que pone fin a más de 20 años de básicos, publicidad transgresora, sexismo y explotación del cuerpo femenino

PlayGround

16 Enero 2017 11:31

American Apparel ha muerto. O al menos, tal como la conocemos. La marca de moda americana que triunfó en los dosmil con sus prendas de ropa básicas y sus campañas de publicidad transgresoras, ha sido comprada por Gildan Activewear Inc, una empresa de Canadá.

El pasado martes se anunció el acuerdo por el que la compañía de Montreal comprará los derechos intelectuales y algunos equipos de manufactura de la marca estadounidense por 88 millones de dólares. El acuerdo, que no incluye las tiendas de American Apparel, pretende integrar la marca dentro del negocio de Gildan, una empresa encargada de producir camisetas, ropa interior, calcetines y otras prendas para varias marcas.

La adquisición de American Apparel por la marca canadiense provocará el cierre de sus 110 tiendas en Estados Unidos, de sus centros de distribución en Los Ángeles y el despido de más de 3.500 empleados, según confirma Los Ángeles Times.

Con esta compra se pone fin a 20 años de un negocio que comenzó en 1997 y llegó a enamorar en sus inicios a los analistas de Wall Street para luego caer en todo tipo de polémicas.




En los últimos años, una combinación de escándalos, mala gestión financiera, deudas y una incapacidad de adaptarse a nuevos mercados ha provocado el fin de la compañía estadounidense.

Los problemas comenzaron en 2014, cuando American Apparel empezó a endeudarse en sus intentos de expansión mundial. Llegó a tener 230 tiendas distribuidas por todo el mundo pero la mayoría funcionaban a medio gas. Ese mismo año la junta directiva de la marca expulsó a su presidente ejecutivo, Dov Charney, acusándolo de acoso sexual a los empleados y un mal uso de los fondos de la empresa.

Además, los bajos precios de marcas low cost como H&M provocaron que cada vez las prendas de American Apparel tuvieran menos éxito. Camisetas básicas, leggins y sudaderas mucho más caros que los que ofrecían las otras tiendas. Una vez olvidados por la tendencia de turno, ¿quién los iba a comprar?

En 2015, American Apparel se declaró en quiebra y tras varios intentos de mantenerla a flote, la compañía pasó todo 2016 en suspensión de pagos a sus empleados.

Ahora, American Apparel se enfrenta al 2017 con el cierre de todas sus tiendas en EEUU y la posibilidad de que sus productos "made in USA" acaben vendiéndose en tiendas lowcost como Target o Kmart. Las mismas que su momento empujaron un poco más al abismo a la marca que un día triunfó por sus básicos.








share